Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Más allá del infinito (Lightyear, 2022)

Duración: 100 min. País: Estados Unidos. Dirección:Angus MacLane. Guion: Jason Headley, Angus MacLane. Historia: Angus MacLane, Matthew Aldrich, Jason Headley. Música: Michael Giacchino. Fotografía: Animación de Jeremy Lasky e Ian Megibben. Reparto: Animación. Productoras: Pixar Animation Studios y Walt Disney Pictures. Distribuidora: Walt Disney Pictures.

La historia del origen de Buzz Lightyear, el héroe que inspiró el juguete, y que nos da a conocer al legendario Guardián Espacial, quien terminaría contando con generaciones de fans.

La productora Pixar, tiene la costumbre de ir sacando un título por año. Desde que el destino de esta productora se unió a la de Walt Disney, hemos observado con algo de escepticismo los últimos títulos: Onward, Soul y Luca. Algunas han sido demasiado adultas para el público infantil; otras, con un argumento demasiado fácil para los niños. Porque el espectador medio para el cine de animación, no lo olvidemos, es el infantil; aunque, hemos de reconocer que muchos adultos disfrutan del cine animado. El problema se establece cuando una compañía de cine ya no tiene independencia, y pierde así algo de frescura e ingenio. Cuando hay prisas por lanzar un nuevo título, se recurre a ideas que, o deberían estar más elaboradas, o son las soluciones más fáciles. Este es el caso que nos ocupa. Retomar el personaje de Buzz, de Toy Story, con una precuela que nos explique sus orígenes. Pero la solvencia de Pixar logra que salgan airosos.

En la primera parte del film, contemplamos lo mejor, con un planteamiento casi adulto, que los más pequeños comprenderán poco a poco. Posee los matices de Interstellar, el relativismo del tiempo, unos minutos de misión de Buzz, años para sus compañeros. Encontramos afán de superación, la necesidad de poder mejorar su sociedad, y unos novatos que le ayudan. No es la mejor obra de Pixar, dado que el listón estaba muy alto desde hace décadas, pero es una buena película, en la que se agradece que todo no resulte perfecto. Sus protagonistas son humanos, por tanto, pueden cometer errores. Muy interesante es el personaje/mascota de Buzz, una inteligencia artificial, que cada vez posee más características humanas, y que constituye el nexo temporal con su dueño.

Como cada película marca de la casa, contiene mensajes y moralejas: por una parte, la fugacidad de la vida, que se escapa rápidamente, sin enterarnos, produciéndonos cierta tristeza, ver cómo la vida de Buzz no está llena de recuerdos vividos. Por otro lado, resaltamos la importancia del trabajo en equipo, de colaborar, de cooperar para conseguir un brillante objetivo. Se ha perdido un poco el toque gamberro del inicio de Pixar, para dulcificarlo con la suavidad Disney, pero en todo lo relativo a la imagen y banda sonora, sigue poseyendo una calidad inigualable, que solo los creadores de Wall-E pueden alcanzar. A veces, no conviene ser tan purista, ni establecer comparaciones estériles con películas de hace dos décadas. Porque el público y la industria han cambiado, y lo que ayer fue bueno, no necesariamente deba serlo hoy. Ni tampoco que todo lo nuevo es peor. En definitiva, consideramos a esta producción como una buena película, y que merece la pena disfrutar de ella.

Venus
Blonde
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados