Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La alfombra roja del teatro Dolby se volvió a desplegar en una entrega de premios que ha sido entretenida, con muchas sorpresas, y con su encanto habitual… En su momento, ya comentamos lo difícil que iba a ser que Pablo Berger, con su película de animación Robot dreams, se llevara el Oscar al mejor film de animación. Tenía dos serias competidoras. Spider-Man: cruzando el multiverso, que, aun siendo la favorita, no se llevó el premio. Y la película que más posibilidades poseía, El chico y la garza del maestro de la animación nipón Hayao Miyazaki, consiguió su segundo Oscar en esta categoría, siendo El viaje de Chihiro el primero, en 2001. Sin olvidar que, en 2015, se le entregó el premio honorífico por toda su trayectoria. La decepción española continuó con La sociedad de la nieve, de Bayona que, contra todo pronóstico, no se hizo con el galardón. Ganó La zona de interés de Jonathan Glazer con el Oscar a Mejor Film Internacional, de los realizadores Dwayne Johnson y Bad Bunny, un film peculiar, que la crítica especializada ha tildado de marcianada. Tampoco Bayona logró su reconocimiento en la categoría de mejor peluquería y maquillaje. En este caso, recayó en Pobres criaturas, igualmente merecidísimo el premio, pero dejando en dique seco al cine español, que desde Mar adentro de Amenábar, hace casi 20 años no ha vuelto a conquistar Hollywood.

Christopher Nolan fue el triunfador de la noche, con siete estatuillas (de las trece con las que estaba nominado) por Oppenheimer. De alguna manera, Nolan quedó resarcido con el reconocimiento de la Academia, dado que había estado nominado en cinco ocasiones, y Hollywood se resistía a concederle el preciado trofeo. En casi dos décadas de grandes títulos, Nolan había sido considerado un director de película taquillera, facilona, y eso restaba posibilidades de ser galardonado. Sin embargo, por fin han apreciado que Nolan es un director artesanal, a la antigua usanza, que no acepta que el cine se centre en la tecnología digital, y siempre con apuestas arriesgadas e innovadoras, en una industria que parece ser más conservadora de lo que podríamos pensar. Las categorías en que fue premiada la producción, son mejor película, director, actor principal, fotografía, montaje y banda sonora. También la de actor secundario, donde Robert Downey Jr. obtuvo su Oscar. En su discurso, agradeció el premio a su terrible infancia, a su abogado, aludiendo a su viaje de redención, desde las adicciones a llegar a situarse en lo más alto.

Pobres criaturas, constituyó la sorpresa de la noche, cuando una emocionada Emma Stone, subió al escenario a recoger el Oscar a la mejor actriz principal. Con solo 35 años, se añade a la lista de 14 actrices que poseen dos premios en esta categoría, entre las que se encuentran Bette Davis, Elizabeth Taylor, Jane Fonda y Jodie Foster.

Reseñable es que Martin Scorsese, otra vez, salga de vacío en la entrega de premios, con Los asesinos de la Luna, algo que ya le ocurrió con El lobo de Wall Street,Silencio y El irlandés. Scorsese no está en sintonía con la Academia de Hollywod estas últimas décadas. Y, de alguna manera, también perjudicó a Robert de Niro, que tampoco se llevó el premio al mejor actor de reparto.

Nadie
Damsel
Girlboss
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados