Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

El triángulo de la tristeza (Triangle of Sadness, 2022)

Duración: 147 min. País: Suecia. Dirección: Ruben Östlund. Guion: Ruben Östlund. Fotografía: Fredrik Wenzel. Reparto: Harris Dickinson, Charlbi Dean, Zlatko Buric, Dolly De Leon, Woody Harrelson, Vicki Berlin, Henrik Dorsin, Sunnyi Melles, Jean-Christophe Folly, Iris Berben. Productoras: Plattform Produktion, Arte France Cinéma, BBC Films.

Tras la Semana de la moda, Carl y Yaya, pareja de modelos e influencers, aceptan la invitación para disfrutar de un crucero en un yate de lujo. Mientras la tripulación brinda todas las atenciones necesarias a los pasajeros, el capitán se niega a salir de su cabina, a pesar de la llegada inminente de la célebre cena de gala. Los eventos toman un giro inesperado, cuando se levanta una fuerte tormenta que pone en peligro el confort de los invitados.

Ruben Östlund nos sorprende con cada nuevo título. No podemos olvidar The Square, o Fuerza mayor, donde un hecho simple, pero siempre traumático, cambia el universo de los personajes de allí en adelante. Volvemos al mismo planteamiento. Una pareja de modelos, verá cómo su status quo va a transformarse de manera radical. Una mezcla entre El señor de las moscas, de W. Golding, y Náufrago, con un toque de marxismo. Las similitudes con la primera, se sustentan en que una vez que nuestros protagonistas quedan aislados del mundo, las jerarquías se muestran evidentes. Los niños, reproducen sin tapujos los mismos papeles de sus sociedades de origen. Sin embargo, en este film, las jerarquías sociales se ven alteradas, invirtiéndose el equilibrio de poder. En lugar de replicar la sociedad estamental, donde ellos ocupan la cúspide, gracias su dinero, muy por encima de las clases productivas, aquí van a ser éstas las que sepan sobrevivir. Y, gracias a ello, liderarán el grupo de náufragos. Una metáfora de la lucha de clases, urdida con finísima ironía, con la clara intención de criticar y satirizar el culto al dinero. Una minoría posee la riqueza, mientras la clase trabajadora es quien sustenta el sistema. Modelos y ricachones, frente a trabajadores normales, que a duras penas pueden llegar a fin de mes. Pero la opulencia no va a servir de nada cuando se trata de supervivencia. Narrada en tres partes bien diferenciadas, con un final para meditar el hecho de si el ser humano es capaz de aprender algo, tras pasar por una situación límite. La mayoría de las veces, no… Este film puede que constituya la gran sorpresa en los premios de la Academia de Hollywood, estando ya nominada a la mejor película, mejor dirección y mejor guion original. Por último, destacar la participación del actor Woody Harrelson como capitán del yate, interpretándose a sí mismo, en un divertido papel.

Nadie
Damsel
Girlboss
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados