Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

FirstCow (2019)

Duración: 121 min. País: Estados Unidos. Dirección: Kelly Reichard. Guion: Jonathan Raymond, Kelly Reichardt. Novela: Jonathan Raymond. Música:William Tyler. Fotografía: Christopher Blauvelt. Reparto: John Magaro, Orion Lee, Toby Jones, Ewen Bremner, Scott Shepherd, Gary Farmer, Lily Gladstone, Alia Shawkat, John Keating, Dylan Smith, Jared Kasowski, Rene Auberjonois, Todd A. Robinson. Productora: Film Science, A24, IAC Films. Distribuidora: A24.

Narra la historia de un cocinero (John Magaro), contratado por una expedición de cazadores de pieles, en el estado de Oregón, durante la década de 1820. También la de un misterioso inmigrante chino (Orion Lee), que huye de unos hombres que lo persiguen, y de la creciente amistad entre ambos, en un territorio salvaje y hostil.

Tras haber triunfado en el D’A Film Festival y también en el Festival de Gijón, se estrena Firstcow, film de la directora Kelly Reichard, convertida en adalid del cine independiente durante la pandemia. Reichard plantea un nuevo tipo de western, género que de alguna manera ha querido relatar y reflejar la historia americana de los nuevos colonos, alejándose de las habituales crónicas indígenas. Creando mitos, leyendas y heroicos buscadores de fortuna, en una tierra que supuestamente daba todas las oportunidades. La directora se sirve de este género, para poder explicarnos algunas de las características de la psicología americana, y uno de sus emblemas: la propiedad privada. Además, realiza una crítica al capitalismo, que Norteamérica vinculó a la esclavitud, la explotación y las desigualdades, incluso entre los colonizadores, creando una pirámide social, con claros tintes feudales. Todo ello rodado para captar la belleza de las pequeñas cosas, que pueden ser unos bollos horneados, escenas de pesca o, simplemente, un amanecer. Retrata la vida humana en consonancia con el paisaje, cuando el ser humano no se había convertido aún en un depredador de la naturaleza. Pero es la fábula de quien solo triunfa a costa de arrasar su entorno, sin respeto alguno al medio en su estado puro.

Ante todo, contemplamos un drama que tiene mucho que ver con aquellos hombres que buscaban su destino, pero no como los westerns al uso, cargados de testosterona, sino desde el aspecto contrario: con sensibilidad y estimando la amistad por encima de cualquier otro valor. Dos hombres buenos, inmersos en unas tierras, a un mismo tiempo vírgenes e inexploradas y, por eso mismo, llenas de peligros insospechados. Un reparto como a los que ya nos tiene acostumbrados su directora, sobrios, sin excesos, dotando a las interpretaciones de la mayor naturalidad. Todo se sustenta gracias al guion elaborado por Jonathan Raymond, autor de la novela en la que se basa el film. Excelente película, con secuencias totalmente pictóricas, donde la belleza y el intimismo demuestran la gran capacidad de captar matices y detalles que posee Kelly Reichard, quien nos ofrece a cada minuto, múltiples aspectos y sensaciones, difíciles de olvidar.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados