Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

El técnico ha estado cinco temporadas consecutivas al frente del primer equipo, consiguiendo el ascenso y la estabilización del club en Regional Preferente

FÚTBOL

Ángel Varela, junto a los jugadores del banquillo, al comienzo del partido jugado en el Oroel ante el Valdefierro el pasado 12 de mayo. EL PIRINEO ARAGONÉS

Para Ángel Varela el partido de este domingo ante el Zuera no será uno más. El técnico jaqués se despide del banquillo del primer equipo del Jacetano tras cinco temporadas en las que se consiguió el ascenso a Regional Preferente en dos ocasiones (la primera de ellas, frustrada por la Federación Aragonesa de Fútbol, debido a las disposiciones que se adoptaron a raíz de la pandemia). Logrado el ascenso en la siguiente campaña de 2020-21, el Jacetano ha podido mantenerse en Regional Preferente con equipos basados exclusivamente en los jugadores de la cantera, a los que se han ido incorporando algunos refuerzos de la Jacetania y el Alto Gállego y de los filiales de la SD Huesca.

En la campaña 2021-2022, una de las más exigentes, ya que descendieron hasta siete equipos, para regularizar las categorías del futbol regional tras la pandemia, el club jaqués terminó décimo con 42 puntos. Un punto menos sumó en la pasada temporada, la 2022-2023, con una liga de 14 equipos, pero que le sirvió para terminar en quinta posición en un campeonato en el que estuvo durante la mayor parte de las jornadas en la parte noble de la tabla.

A falta de un partido, el de este domingo ante el líder, el Zuera, los verdirrojos son novenos con 42 puntos, por lo que reeditarán los resultados de estas tres últimas campañas en la máxima categoría del fútbol autonómico.

Ángel Varela culminará así una larga etapa en el Jacetano, primero como jugador, luego como segundo técnico con Josan Rabal durante tres años y ahora como máximo responsable de la primera plantilla.

“Lo dejo por motivos personales: laborales, pero sobre todo familiares”, explica el técnico, que considera que ha llegado el momento de afrontar nuevos retos profesionales y también de dedicar más tiempo a su vida privada.

“Me voy muy contento, después de cómo cogimos al equipo. En Primera Regional, conseguimos dos ascensos seguidos, pero el primero nos lo quitó la Federación por el tema del covid, pero luego volvimos a subir y ahora, tras tres años en Preferente, el equipo se ha asentado”, apunta.

“Creo que hay buenos jugadores, que hay una buena base y que el equipo se queda muy bien para poder seguir trabajando en esta línea para que el club siga creciendo”, añade.

Respecto a la campaña que ahora finaliza, reconoce estar también “muy satisfecho” con el trabajo realizado. “Hemos estado toda la primera vuelta peleando con los mejores y es una lástima que luego no hayamos podido mantenernos arriba, pero creo que hemos hecho una buena campaña”, valora.

Ángel Varela, un técnico muy activo, siempre metido en los partidos, ha apostado por los jugadores de la cantera, siguiendo la filosofía del club, y confiando en los jóvenes valores, a los que no ha dudado en darles su primera oportunidad, algo que un jugador debutante siempre recordará durante su carrera, independientemente de la trayectoria y proyección que pueda tener posteriormente. Ha sido un entrenador que ha tratado de inculcar el juego de posesión y de combinación y que ha logrado el respeto y el compromiso de la plantilla. Como él mismo dice, después de tantos años y tantos fines de semana de absoluta dedicación al fútbol, ahora toca “un poco de descanso para coger fuerzas, para coger carrera y seguir avanzando”.

Seguro que el domingo en el Oroel así se lo reconocerá la afición con un aplauso y un GRACIAS con mayúsculas por el amor y la entrega que ha demostrado hacia los colores verdirrojos.

Ángel Varela, junto a Lalo, saludando a los niños de la cantera en el partido jugado en el Oroel ante el Biescas el 9 de octubre de 2022. EL PIRINEO ARAGONÉS
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados