Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

25 AÑOS

Mayo 1999

Descarga de los labradores bajo la lluvia hace 25 años. EL PIRINEO ARAGONÉS

El Primer Viernes de Mayo terminó mojado. Después de 30 años, la fiesta se vio deslucida por el agua; si bien los jacetanos aguantaron el chaparrón hasta el último momento y cantaron el himno con el mismo fervor apasionamiento de los días soleados.

La amenaza de la lluvia estuvo presente durante toda la mañana. Ya en la ermita, los negros nubarrones que cubrían Oroel eran interpretados como una seria advertencia para los madrugadores jaqueses que se disponían a almorzar en la explanada de la Victoria; pero el tiempo aguantó. El desfile se desarrolló con normalidad por la avenida del Primer Viernes de Mayo, la calle Mayor y la plaza de la Catedral, y el público pudo presenciar pacientemente los lanzamientos de las salvas por parte de las escuadras de labradores y artesanos y el saludo de banderas. Cuando la comitiva encaraba el último tramo hasta el ayuntamiento, la tormenta se desató y un fuerte aguacero se precipitó sobre los escuadristas y los vecinos que estaban apostados tras las vallas, a ambos lados de la calle. Fue imposible dar marcha atrás. Faltaban pocos metros para finalizar el desfile y nadie quería abandonar en ese momento. El saludo de banderas del Cortejo Histórico ya se realizó bajo el agua, y así sucedió también con los saludos y las salvas de los Labradores y Artesanos. Por vez primera, muchos jóvenes veían paraguas en la fiesta, aunque ello no restó intensidad al momento de cantar el himno; más bien ocurrió lo contrario, que el canto fue más encendido y lleno de vitalidad. Los músicos de la Banda Municipal intentaron guarecerse de la lluvia bajo las marquesinas de los establecimientos o dentro del propio pórtico de la casa consistorial, y a pesar de las dificultades que comportaba interpretar la música bajo esas condiciones, no dudaron ni un solo instante en hacerlo, ya que privar a los jaqueses del himno hubiera sido frustrarles el momento culminante de la celebración.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados