Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La convocatoria ha resultado muy concurrida y ha finalizado con vivas a la Guardia Civil y a España

Jaca se solidarizó con las familias y los compañeros de los dos guardias civiles que murieron el viernes tras ser atropellados por una narcolancha en el puerto de Barbate, en la provincia de Cádiz. Fallecieron cuando una patrullera fue embestida por una lancha que los narcotraficantes utilizan para transportar droga en el Estrecho, mientras varios vecinos que se hallaban en el muelle jaleaban a los tripulantes de la embarcación.

Las seis personas que se encontraban a bordo de la lancha fueron detenidas, entre ellas su piloto, Francisco Javier M.P., Kiko “El Cabra”, de 46 años de edad, de la Línea de la Concepción y con antecedentes por resistencia, desobediencia y blanqueo de capitales. Además, se detuvo a otros dos hombres que fueron a buscarlos en un vehículo a Sotogrande.

Los dos guardias fallecidos fueron enterrados el domingo en sus respectivas localidades de procedencia: David Pérez Carracedo, de 43 años, casado y padre de dos hijos, en Pamplona; y Miguel Ángel González, de 39 años y natural de San Fernando (Cádiz), que tenía pareja y una hija. Otros dos resultaron heridos. Uno de ellos sufrió la amputación de un brazo por las hélices de la narcolancha.

Numerosos vecinos de Jaca asistieron al minuto de silencio convocado en todo el país a petición de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para manifestar su apoyo y solidaridad con las familias de los guardias asesinados y en reconocimiento a la gran labor que realizan los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

El acto contó con la presencia del alcalde de Jaca, Carlos Serrano, la presidenta de la Comarca de la Jacetania, Olvido Moratinos, concejales de la corporación jaquesa y jefes y miembros de la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Local en Jaca. Serrano condenó el asesinato de los dos agentes, unos hechos que han provocado conmoción y repulsa en todo el país, dando inicio así al minuto de silencio que finalizó con un cerrado aplauso y vivas a la Guardia Civil y a España por parte de los asistentes. Tras el acto, los miembros de la corporación presentes en el acto dieron sus condolencias a los jefes de la Guardia Civil, al igual que lo hicieron varios de los vecinos a título personal.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados