Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

“La creciente tendencia en el uso de chatbots terapéuticos es una realidad que está proliferando sin ningún tipo de regulación. Chatbots enfocados en salud mental que ofrecen accesibilidad, anonimato y menor costo comparado con la terapia convencional. Un fenómeno que refleja un cambio significativo en el enfoque del cuidado de la salud mental”

El hecho de interactuar con un bot elimina el pudor de muchos usuarios a desnudar sus miedos o complejos.

En algún artículo anterior he comentado una realidad que se está dando entre los chicos más jóvenes, la posibilidad de que tengan más amigos virtuales que reales. Se trata de algo totalmente lógico si tenemos en cuenta la capacidad de respuesta que un chatbotentrenado para una determinada función puede ofrecer, en comparación con la respuesta que puede dar una persona.

Al hilo de este pensamiento leía un artículo recientemente publicado por la BBC donde se analizan los datos generados por los usuarios de la plataforma Character.ai en base a su experiencia de usuario. Se trata de un portal que utiliza la misma tecnología que Chat GPT para ofrecer la posibilidad de que cualquiera pueda crear sus propios chatbots basados en personajes reales o ficticios.

Los bots más populares son personajes relacionados con temáticas como el anime o los juegos de rol, sin embargo, entre los millones de personajes existentes en la plataforma hay pocos que hayan alcanzado el éxito de psicólogo, quien en poco más de un año ha recibido por parte de los usuarios la friolera 81 millones de mensajes/consultas.

Su creador es Sam Zaia, un estudiante neozelandés de psicología, el cual, usando temario de su carrera empezó a entrenar al bot en temas relacionados con la salud mental como la depresión o la ansiedad.

Tras el éxito obtenido, Sam está trabajando en un postgrado sobre la creciente atracción que sienten las personas de entre 16 y 30 años en buscar terapia mediante IA. Solo en la plataforma Character.ai existen 575 robots conversacionales con esta temática.

Entre los motivos para usar el bot está la inmediatez, el coste de una terapia convencional o el miedo a ser juzgado por otra persona, ya que el hecho de interactuar con un bot elimina el pudor de muchos usuarios a desnudar sus miedos o complejos.

Theresa Plewman, reputada psicoterapeuta británica, expresa su preocupación por la gran cantidad de usuarios de este tipo de “terapia”, aunque por otro lado también señala que el uso de esta clase de alternativas pone de manifiesto los altos niveles de personas con problemas de salud mental, y la mala respuesta gubernamental por la escasez de recursos públicos disponibles.

También argumenta que el bot no puede recibir ni analizar las percepciones como lo hace un terapeuta experimentado en su consulta, y que por tanto no puede equipararse a un terapeuta cualificado. Sin embargo, también admite que la respuesta inmediata y espontánea puede ser de utilidad para aquellas personas que buscan ayuda inmediata.

Sin duda la creciente popularidad de estos chatbots“terapéuticos” plantea preguntas sobre el futuro y el papel de la IA en el cuidado de la salud mental. Mientras que los expertos en psicología enfatizan en la importancia de la terapia humana, no se puede negar el potencial de estas herramientas tecnológicas, las cuales solo están dando sus primeros pasos.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados