Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

50 AÑOS

Diciembre 1973

El almirante Carrero Blanco en una imagen que publicó El Pirineo Aragonés en portada, en la que informó del atentado al presidente del Gobierno. EL PIRINEO ARAGONÉS

Como un reguero de pólvora se extendió por todo el ámbito ciudadano a las horas del mediodía la impresionante noticia de la muerte del Presidente del Gobierno Español, Almirante don Luis Carrero Blaneo, víctima de una explosión en la calle de Claudio Coello, cuando el primer Ministro salía de oír Misa de una iglesia próxima al lugar del suceso.

La noticia causó profunda conmoción y consternación y mucho más, cuando a partir de las siete de la tarde la Radio y Televisión españolas dieron oficialmente la noticia del criminal atentado, repulsivo a la conciencia de todos los españoles dignos y honrados. El vil asesinato es y ha sido reprobado por todos los españoles de todo matiz político porque es una muerte alevosa que no tiene sentido.

Don Luis Carrero Blanco era el colaborador más íntimo de nuestro Caudillo Francisco Franco y durante treinta años sirvió a España en las tareas de Gobierno con inteligente, extraordinaria y ejemplar entrega siendo pieza fundamental e insustituible en esa labor firme, eficaz y callada, que con su patriotismo que le ha llevado al mayor sacrificio, la ofrenda de su vida por la Patria, daba cohesión y fortaleza al Régimen de España.

Por ello estos momentos difíciles servirán para unir más y más a los españoles en torno a Francisco Franco y al Príncipe de España, pues como dijo el Ministro francés de Salud Pública y Seguridad Social, a su llegada al aeropuerto de Barajas para representar a su Gobierno en las exequias fúnebres del malogrado Presidente del Gobierno, “la violencia no resuelve jamás ningún problema político y mucho menos una violencia de ésta naturaleza”.

No podemos ni queremos volver a los días de odio y de destrucción fratricidas que sufrimos en 1936 en nuestras almas y en nuestra propia carne todos los españoles (…)

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados