Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Ya vuelven

125 AÑOS

Agosto 1898

Soldados españoles en la guerra de Cuba.

Dos años y pico há que todas las naciones asombrábanse ante los innumerables sacrificios, que España llevaba a cabo mandando hombres y dinero para defender la integridad de la patria y dejar a salvo su honor, villanamente mancillado por una horda de salvajes rebelada contra la madre que siempre los amparó.

La lucha durante este largo tiempo ha sido ruda y tenaz. Allí, en aquella infame manigua donde tantos miles de españoles han vertido su generosa sangre, donde por enfermedades adversas tantos han dejado de pertenecer al libro de los vivos, allí donde hemos perdido todo lo que se puede perder, pronto no quedará ya más que el vaho de nuestra maldición, lanzada a los traidores que con tan negra ingratitud han correspondido a los beneficios que recibieron.

El pasado miércoles llegó al puerto de la Coruña el vapor Alicante, conduciendo la primera y triste expedición de los infortunados soldados españoles, que han sobrevivido a las crueles inclemencias de las mil veces maldita jornada; y por pronto irán retornando a sus hogares los restantes de aquellos valientes, que con tanta bizarría defendieron aquel pedazo de tierra que fue española.

Vuelven nuestros hermanos, pero como verdad dice un estimado colega aragonés, no pueden volver con la frente levantada, altiva y satisfecha, como siempre ha vuelto de las luchas nuestro valiente ejército, sino que vuelven a merced de una obra caritativa, que les han querido otorgar, debido a las continuas e imperdonables torpezas de nuestros gobernantes.

Pero, aunque anémicos y tuberculosos, como muchos regresan, y en medio de su tristeza, no traen el espíritu decaído, no; vienen obligados, pero no vencidos; vienen con un odio mortal hacia aquellos asesinos, por no haber podido vengar los ultrajes que nos infirieron; vienen avergonzados, pero no humillados porque en el soldado español no cabe la humillación.

Triste es el regreso, pero conformémonos con la desventurada suerte que el destino nos ha deparado.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados