Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Beau tiene miedo (Beau Is Afraid, 2023)

Duración: 179 min. País: Estados Unidos. Dirección:Ari Aster. Guion: Ari Aster. Música: The Haxan Cloak. Fotografía: Pawel Pogorzelski. Reparto: Joaquin Phoenix, Nathan Lane, Amy Ryan, Kylie Rogers, Armen Nahapetian, Parker Posey, Patti LuPone, Stephen Henderson, Michael Gandolfini, Zoe Lister Jones. Productoras: A24, Square Peg, IPR.VC, Access Industries. Distribuidora: A24

En el momento que aludimos a la palabra surrealismo, todos nos hacemos una idea clarísima de qué estamos tratando. Si hablamos de cine surrealista, quizá no lo tengamos tan claro. El surrealismo, como tendencia, comenzó en Francia en 1919, y fue un movimiento artístico y literario. Pero, igual que con todo movimiento, el resto de artes también se hace eco para explotar estos conceptos. En el cine, entendemos el surrealismo como una creación al margen de todo principio estético, en el que existe una deliberada confusión de tiempos y espacios diferentes. Muchas veces, el surrealismo posee una intención clara de criticar a la sociedad. Y es notable otorgar a las imágenes un valor en sí mismas, además de un montaje arbitrario e inconexo. Su mayor exponente es David Lynch, con las inolvidables, y poco comprensibles películas Muholland Drive o Terciopelo azul.

Beau tiene miedo entronca con el cine de Lynch, explorando una historia basada en los miedos y paranoias a los que tiene que enfrentarse un hombre, derivando a una verdadera odisea, a un viaje psicodélico, totalmente imprevisible, donde no se sabe qué nueva sorpresa deparará el siguiente minuto. Será el espectador quien tenga que ordenar las piezas, a veces inconexas, otras, incompletas; un ejercicio de composición mental, para poder establecer una teoría sobre qué estamos contemplando. Pero esos intentos se irán desmontando en cada nueva escena, y seguiremos sin creernos lo que visionamos. Será una experiencia nueva para muchos espectadores, puesto que obliga a ser algo más que un mero testigo de lo que sucede en pantalla.

Su director, Ari Aster, tras explorar territorios cinematográficos, como el terror psicológico en Hereditary, cambia de tercio mediante este film, que explora la vida de un personaje atormentado por los miedos irracionales inculcados por su madre. Para superar sus traumas, recurre a una nueva terapia. Así, emprenderá un viaje de retorno para encontrarse con ella.

Hemos llegado a pensar que toda esta historia va de la mano de la Ley de Murphy: si algo puede salir mal, saldrá todavía peor, porque Beau se enfrentará a todo tipo de situaciones, problemas y adversidades. El protagonista, interpretado por un genial Joaquín Phoenix, sin duda es lo mejor de toda esta experiencia.

Un film diferente, rozando lo extraño, que, para iniciados en el cine de Lynch, será aire fresco, tanto en estilo como en forma. Para el resto de mortales, una experiencia que se debe probar, con el fin de experimentar una película que se salte las normas, y no siga la corriente de lo convencional.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados