Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Mundo extraño (Strange World, 2022)

Duración: 102 min. País: Estados Unidos. Dirección:Don Hall, Qui Nguyen. Guion: Qui Nguyen. Música:Henry Jackman. Fotografía: Animación. Reparto:Animación. Productora: Walt Disney Animation Studios. Distribuidora: Walt Disney Pictures.

Los Clades, son una familia conocida en todo el mundo, todos ellos son exploradores célebres. Un día, todos juntos, llegan a un nuevo lugar, nunca pisado por nadie. Allí tendrán que enfrentarse a numerosos peligros, y descubrirán nuevas criaturas, jamás documentadas. Sin embargo, la misión se coloca en situación de riesgo y amenaza fracasar debido a las abundantes peleas entre los componentes de la familia.

Desde hace tiempo, Disney ha intentado perder su ingenuidad, con tramas más elaboradas y personajes menos simples, incluso evitando estereotipos, tan criticados en su extensa filmografía. Además, vuelve a demostrar que, en los aspectos técnicos, en todo lo relativo a la animación, casi nadie le puede hacer sombra. Indudablemente, son los únicos capaces de poder entregar este deleite visual a sus espectadores, incluido el sector adulto, aunque ya tenemos claro que se trata de un producto dirigido especialmente al público infantil. El director del film, Don Hall, es ya habitual de la factoría Disney, habiendo recibido el Oscar a la mejor película de animación en 2015, por Big Hero 6, y también por haber participado en las dos partes de Frozen, además ser el escritor y guionista de Tarzan en 1999. El guionista Qui Nguyen, que también participa también como codirector, ha trazado una historia sin villanos para esta ocasión, donde el bien y el mal no están claramente definidos, aunque aprovecha para despertar la conciencia medioambiental. Así, nos ha recordado a La Luna, de 2011. Cortometraje en el que un niño no sabe si imitar a su padre o a su abuelo, quienes establecen una “lucha” para que se defina, con clara intención de reflejar las dinámicas sociales en la familia. Sin embargo, donde más profundidad alcanza, está en el pensamiento de considerar a un planeta como un ser vivo, en el que interactúan todos los elementos, y que, si causamos daño a uno de ellos, la cadena se rompe, provocando una escalada de sucesos, como fichas de dominó que van cayendo sucesiva e inevitablemente. El petróleo, que nos ha proporcionado avances técnicos y bienestar, es el mismo que nos destruye con su contaminación. Gran reflexión del guionista, mediante el paralelismo que ha recreado tan acertadamente en el film.

Originalidad, belleza estética, mucha sensibilidad, provista de sus buenos toques de humor, y, sobre todo, el haberse alejado de la etiqueta Disney. Acaso la película menos reconocible de la factoría, pero no por ello se ha bajado el listón. Sin embargo, es una pena que no esté teniendo el tirón que se esperaba en taquilla, lo que podría desanimar a la productora a continuar por este camino, de más calidad, es cierto, pero mucho menos rentable.

Babylon
Living
As Bestas
El menú
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados