Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

“Ni en Aragón ni en Jaca existe la tradición de las plazas mayores. Las plazas de nuestra ciudad están siempre vinculadas a monumentos históricos y a una función en concreto como, por ejemplo, la plaza de San Pedro junto a la catedral y el mercado oficial de la ciudad”

Recreación de la denominada plaza Mayor realizada por los ganadores  del concurso de ideas convocado por la fundación Driehaus Architecture y que sirve de inspiración al proyecto que se quiere desarrollar en Jaca.

Suenan cercanas las campanas de nuestra Catedral en la espesura de desastrosas reformas urbanísticas, profundas y dilatadas. Su sonido envolvente y misterioso, sus repiques, nos invitan a huir de las prisas de algunos grupos políticos por colarnos un proyecto que la moda nos asigna casi como una obligación, pero que es de dudoso interés general, como ocurre con la conocida plaza Mayor. Tratan de reinventar el casco histórico a través de proyectos de la década de los años 90. He aquí de nuevo las ideas de desastres urbanísticos y destrucción del territorio con intervenciones agresivas que hacen perder la esencia de la ciudad a cambio de un puñado de monedas que son “pan para hoy, hambre para mañana”.

Algunos grupos del ayuntamiento han olvidado la necesidad de promover la tradición económica, histórica, cultural, social y religiosa de Jaca. De hecho, recuerdo que todos los partidos llevan en sus programas electorales la defensa del patrimonio. Sin embargo, en Jaca no se progresa en realizar proyectos de rehabilitación, de sostenibilidad, de valoración e inclusión de la modernidad y se mantienen anclados en proyectos del siglo pasado, después de varias crisis económicas, una pandemia, las consecuencias de la guerra en Ucrania o la crisis energética.

Y en medio de todo esto, una servidora se pregunta con cierto desasosiego: ¿Es necesaria una invención de este tipo, despreciando nuestras señas de identidad y pasado por parte de quienes ocupando el gobierno de la ciudad lo promueven sin arte ni juicio?

Las plazas mayores son siempre castellanas, sin aparcamientos, son plazas exclusivamente peatonales, y basadas en el concepto de la rehabilitación de lo existente. No debemos traicionar nuestros recursos, sino agradecer, conservar y mejorar el patrimonio que nos dejaron nuestros mayores, la herencia a la que jamás deberíamos renunciar.

En otro orden de las cosas, la calle Mayor, carrera real en tiempo de Sancho Ramírez, se merece una mejor conservación, nunca deberían permitirse los contenedores de basura en su entrada, es otro error que clama al cielo y que no somos capaces de subsanar. Además, nunca se debió permitir el uso de la calle Mayor para entradas o salidas a una plaza mayor ficticia y artificial.

De este modo, la plaza Mayor es otro enorme destrozo del centro histórico de Jaca a cambio de 27 viviendas, un proyecto que rompe para siempre el orden y la historia de esta parte de la ciudad: una vez más se van a perder los restos históricos de la ciudad, como ocurre en la plaza Biscós, con el cementerio de San Nicolás o las murallas. La plaza mayor será ejemplo de un esperpéntico quebrantamiento urbanístico para Jaca a cuya memoria se sumarán el Burgo de Rapitán, la Torre del Balcón de San Marcos, el edificio del Portal de San Francisco, la pista de hielo y otros tantos. Desgraciadamente no aprendemos de la historia y lamentablemente tampoco somos capaces de atender a las reivindicaciones de las asociaciones culturales locales y expertos.

Frente a todo ello, nuestra respuesta es contundente: no es necesaria. Ni en Aragón ni en Jaca existe la tradición de las plazas mayores. Las plazas de nuestra ciudad están siempre vinculadas a monumentos históricos y a una función en concreto como, por ejemplo, la plaza de San Pedro junto a la catedral y el mercado oficial de la ciudad.

Suenan las campanas. Ponen su música a la letra de nuestro recuerdo cuando miramos hacia atrás como asomo ante algo único, irrepetible en su originalidad, que a nuestro juicio pasa por instrumentos de rehabilitación, mantener los espacios, volúmenes de los edificios, los huertos tradicionales de la zona, recuperar el burgo de San Nicolás como lugar idílico medieval de jaca, junto con las calles medievales, el viejo hospital, y las murallas, como zona peatonal.

Firmado: MATILDE CAMPO (Portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Jaca)
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados