Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La mayor parte de las actuaciones fueron por enriscamiento y se concentraron a la misma hora del sábado en Panticosa y Sallent de Gállego

El primer fin de semana de octubre deparó hasta ocho actuaciones de los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil en el Pirineo y Prepirineo oscense, la mayor parte de ellas motivadas por personas que terminaron enriscadas en lugares de difícil acceso. Cuatro de las operaciones se concentraron, además, en un espacio corto de tiempo, entre las 16:00 y las 16:30 horas del sábado, y en un mismo entorno, en los términos municipales de Panticosa y Sallent de Gállego.

Una de las más complejas se localizó en la Gran Facha, donde dos montañeros barceloneses de 33 y 65 años de edad quedaron enriscados en la arista que conduce al pico, en una canal de roca y nieve muy vertical. Para su rescate, en primer lugar, se intentó realizar un ciclo de grúa desde el helicóptero, pero no resultó factible, optando por otra alternativa desde la parte superior de la montaña. Para ello, un especialista del GREIM de Panticosa descendió de la aeronave a un collado próximo y extendió un sistema de cuerdas hasta el punto donde se encontraba uno de los enriscados, ayudándole a ascender hasta la cumbre. Otro de los especialistas hizo lo propio con el segundo montañero, pero accediendo por la canal. Una vez en la cima, tuvieron que descender unos cien metros para ser evacuados por el helicóptero, que los condujo ilesos hasta la helisuperficie de Panticosa.

A la misma hora, otros tres montañeros quedaron enriscados en la Cresta Frondellas cuando trataban de progresar desde la cima sur a la central, en el término municipal de Sallent de Gállego. Al encontrarse ocupados los especialistas del GREIM de Panticosa en la intervención de la Gran Facha y en otra en el pico Garmo Negro, donde fue atendido un hombre de 32 años de una lesión en el tobillo, se requirió de la presencia del GREIM de Jaca, el helicóptero de la Guardia Civil de Huesca y un médico del 061.

Tras sobrevolar la zona, que se hallaba nevada, localizaron a dos mujeres y a un hombre en una parte de la cresta muy afilada y cubierta de bloques de piedra inestables, desde donde resultaba muy comprometido el avance o retroceso si no se disponía de cuerdas. Tras valorar la situación, se optó por realizar un apoyo parcial con el helicóptero colocando el patín muy próximo a la cresta, para que pudiera descender uno de los especialistas y evaluar si era factible acometer desde ahí el rescate. “Los pilotos de la aeronave tuvieron que realizar maniobras muy técnicas, demostrando una gran pericia”, explica la Guardia Civil en un comunicado. Finalmente, pudo introducirse a los enriscados en el interior del helicóptero y trasladarlos ilesos hasta el embalse de La Sarra, donde tenían estacionado su vehículo. Se trata de una mujer de 43 años vecina de Madrid, otra de 46 años domiciliada en Tarragona y un varón de 50 años procedente de Barcelona.

El cuarto accidente en la zona de Panticosa y el valle de Tena se localizó en la Peña Foratata, donde un parapentista navarro de 27 años de edad se lesionó en el tobillo al tomar tierra en la cara suroeste del pico.

El sábado también fueron auxiliados dos montañeros barceloneses que terminaron enriscados cuando ascendían al Pico Russell, en Benasque, tras tomar un camino equivocado, y una senderista, igualmente de Barcelona, que se lesionó en una pierna cuando descendía hacia el refugio de Góriz.

El domingo, fue atendida una senderista que sufrió un mareo en la Cola de Caballo, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, y otra persona que quedó enriscada en el espolón Adamelo de los Mallos de Riglos.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados