Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Sobresaliente éxito para la carrera promovida por Quique Grávalos

Quique Grávalos, en el centro, toma la salida de la prueba acompañado de otros enfermos de Duchenne y Becker. RICARDO GRASA

Una entusiasta ‘marea’ de camisetas rojas formada por 1.300 personas se concentró este pasado sábado en la calle Burnao, junto al Llano de Samper, para participar en la carrera popular y solidaria Jaca Lucha Contra Duchenne, que estuvo caracterizada por su gran ambiente. Además, la meteorología quiso acompañar a esta admirable cita, sobre la que se cernía la amenaza de la lluvia en las horas previas.

Nada pudo impedir finalmente que el deporte y la solidaridad se dieran la mano en uno de los eventos más memorables que se han celebrado este año en Jaca y que viene a constituir un éxito sin paliativos para el jaqués Quique Grávalos, que consiguió con creces el doble objetivo que se propuso: dar a conocer las distrofias musculares de Duchenne y Becker, además de impulsar la investigación de estas dos raras enfermedades.

Los fondos reunidos por la organización de esta carrera se van a destinar de manera íntegra a Duchenne Parent Project España, la organización que a nivel nacional se encarga de prestar asistencia a los afectados por ambas distrofias. En su representación, se dieron cita una docena de enfermos, que, junto a sus familias, hicieron un enorme esfuerzo, trasladándose hasta Jaca con sus sillas de ruedas desde Galicia, País Vasco, Madrid, Cataluña o Zaragoza.

Quique Grávalos, afectado por la distrofia muscular de Duchenne, recibió el cariño de numerosos participantes, que quisieron transmitirle sus felicitaciones por la organización de una prueba que ganó José Ángel Columbrete y que consiguió unir a todo el pueblo jaqués en torno a una gran causa, cosechando una extraordinaria acogida popular, a pesar de coincidir con un evento masivo como la Quebrantahuesos.

Quique Grávalos junto a su hermana, que le acompañó durante toda la jornada. RICARDO GRASA

“Creo que no hay nadie en Jaca al que no se le erice la piel viendo la salida de nada más y nada menos que 1.300 personas”, declaró Quique Grávalos, muy contento, al hacer balance de lo que ha sido una experiencia “impresionante”, a la par que orgulloso de poder decir ‘misión cumplida’, porque “la enfermedad se conoce” y el público de Jaca “ha podido conocer a muchos chicos con Duchenne y Becker”.

“Es un éxito absoluto en convocatoria, participación y buen rollo”, continuó el jaqués, mostrando su agradecimiento “a todos por querer colaborar”. “Lo he dado todo y más por y para este evento. Han sido muchas horas de trabajo. Creo que en Jaca no se había hecho nunca una carrera o andada de esta envergadura y pienso que ha merecido la pena”, agregó.

Dentro del capítulo de agradecimientos, Quique Grávalos subraya sobre todo el trabajo de los voluntarios, además del servicio prestado desde la Cruz Roja, la Policía Local y las dos ambulancias que vinieron de la Quebrantahuesos. Igualmente, agradece las facilidades dadas por el Ayuntamiento de Jaca, así como la implicación de las peñas locales para animar la tarde posterior a la comida popular, que reunió a 500 personas.

Por último, aunque no por ello menos importante, el jaqués quiere mostrar también su gratitud a Duchenne Parent Project España “por dejar que fuera el líder de esta lucha”. “Con esta primera batalla, hemos conseguido una bandera que no pensamos soltar. No puedo prometer una segunda edición, porque varios de los organizadores hemos luchado fuerte y necesitamos descansar”, afirmó, rememorando lo que fue “un precioso día” para él mismo y otros afectados. “Los ‘duchennitos ya no somos equilibristas, somos pajaritos que vamos en volandas con todo Jaca”, concluyó.
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados