Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Voy a pasármelo bien (2022)

Duración: 108 min. País: España. Dirección: David Serrano. Guion: David Serrano, Luz Cipriota. Fotografía: Kiko de la Rica. Reparto: Raúl Arévalo, Karla Souza, Izan Fernández, Renata Hermida Richards, Dani Rovira, Raúl Jiménez, Jorge Usón, Michel Herráiz. Productora: El Estudio, Les Parapluies Rochefort, Paraíso Torres, RTVE.

Valladolid, septiembre de 1989. David y Layla acaban de comenzar Octavo de E.G.B. y les gusta mucho escuchar “Hombres G”. David hace todo lo posible para conquistar a Layla, pero le aconsejan tan mal sus amigos, que siempre termina siendo un fracaso. Valladolid, 30 años después, David y Layla vuelven a reencontrarse, pero no se habían olvidado el uno del otro. Durante esos días se darán cuenta de que los niños que fueron, no han desaparecido del todo.

Hombres G (nombre en alusión a G-Men, película del cine negro de 1935, protagonizada por James Cagney), marcaron un antes y un después en la música. Fue un producto que en España lo inventaron ellos. Un grupo para jóvenes, con un fenómeno de fans comparable a The Beatles. Desenfadado, con letras originales, irreverentes. En los años 80, o escuchabas a Hombres G o los repudiabas por estar en otros movimientos musicales como el punk o el rock. Pero, lo innegable, es que todos se sabían las canciones de este grupo. Se podía ser muy alternativo en aquella época, pero se bailaba y cantaba Hombres G. Como curiosidad, el productor del grupo fue Colin Fairley, conocido por producir a Tears For Fears o Elvis Costello.

Como pretexto del grupo y sus canciones, el director David Serrano (Días de Fútbol, de 2001, Tenemos que Hablar, de 2016), construye un film en dos tiempos. Uno, en el que todos los quinceañeros llevaban un walkman, con una cinta de casete grabada de los Hombres G, como los protagonistas del film. Otro, un salto de casi 30 años, para retomar una amistad, y recordar canciones como Venecia o Marta tiene un marcapasos. Parece un film infantil, pero consideramos que apela más a la nostalgia de los que vivimos aquella época. Un film que sorprende con música, amor, risas y lágrimas. Realizada con mucho cariño, con mimo, cuidando los personajes y la estética de cada momento.

En el reparto, a pesar de la opinión de Hitchcock, sobre el supuesto de que no se deberían realizar películas con niños, debemos decir que se equivocaba. Porque estos niños interpretan con mucha naturalidad, con desparpajo, llevando el peso de buena parte del film. La dirección de David Serrano se nota para que ellos consigan realizar buenas interpretaciones. Por otra parte, destacar a Raúl Arévalo, principal atractivo de esta producción, y a Karla Souza, actriz en estado de gracia, con una actuación completamente sólida.

Un film que sin llegar a ser una obra maestra, posee todas las características de un buena película, mostrando que su director, David Serrano, constituye un gran referente de nuestro cine, mostrándose como un hábil constructor de historias, del que podríamos considerar que bien pudiera llegar ser el relevo generacional de los grandes directores patrios.

Venus
Blonde
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados