Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

El monumento a la Naturaleza de Jaca, que se inauguró en Jaca hace ahora 50 años, fue el primero de sus características que se levantó en España, una circunstancia que fue resaltada precisamente en una época en la que la denominada escultura “animalista” era poco habitual, menos aún en nuestro país. El Pirineo Aragonés, en su edición número 4.620, de 3 de junio de 1972, se hizo eco de aquella circunstancia en un artículo publicado en primera página, en el que se indicaba que “hasta finales del pasado siglo y principios de este [en referencia al XIX y XX] no hubo intentos de resucitar la escultura animalista”, si bien “algunos franceses e ingleses efectuaron pequeñas esculturas” entre las que destacaban las realizadas por “el ruso B.A.B., el alemán Gaul y nuestros inmortales Mateo Hernández y Coirán”. Como se indicaba en aquel reportaje, “pocos más vieron nuevamente la posibilidad de una escultura dormida de temática diferente, ya que los cánones estéticos, las posturas características que expresan y el modo de ser y vivir de cada especie, requiere un conjunto de conocimientos anatómicos y biológicos poco comunes en la mayoría de los artistas y críticos, quienes ocultaron por ignorancia valores artísticos y que hubieron de salir fuera de su país para obtener el merecido reconocimiento a su arte”.

En la fotografía de arriba, inauguración del monumento a la Naturaleza de Jaca por el ministro Tomás Allende y García Baxter, que aparece acompañado del alcalde Armando Abadía, el 12 de julio de 1972. FOTO BARRIO/ ARCHIVO EL PIRINEO ARAGONÉS
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados