Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Pig

Pig (2021) 

Duración: 92 min. País: Estados Unidos. Dirección:Michael Sarnoski. Guion: Vanessa Block, Michael Sarnoski. Música: Alexis Grapsas, Philip Klein. Fotografía: Patrick Scola. Reparto: Nicolas Cage, Alex Wolff, Adam Arkin, Nina Belforte, Gretchen Corbett, Dalene Young, Julia Bray, Darius Pierce, Elijah Ungvary, Brian Sutherland, David Knell, Sean G. Tarjyoto, Tom Walton. Productora: Ai Film, Escape Artists, Pulse Films y Saturn Films. Distribuidora: Neon.

Un buscador de trufas que vive solo y aislado en una zona salvaje de Oregón, regresa a Portland para recuperar a su querida cerda trufera, que le ha sido robada.

Michael Sarnoski, aparentemente, es un desconocido como director, salvo por algunos episodios de la serie Olympia, que en España no tuvo demasiada repercusión. Sorprende que un director novel, en su primera película, no intente hacer alardes. Pero, eso no es óbice para que haya escrito un gran guion, y se perciba cine de verdad en el metraje. Un film difícilmente clasificable, donde la sinopsis puede resultar engañosa, o no adelanta la complejidad que posee toda la historia y los temas por los que transita: soledad, la pérdida de un ser querido, el amor o su ausencia. Algo más que el propio título.

En el reparto, un Nicolas Cage, como ya comentamos en otro film reciente, parece estar en proceso de reconversión. De tipo duro, violento, con reacciones y muecas constantes, a un actor que ha entrado en una etapa de madurez, más reflexivo, y contenido, con una profundidad que no poseían sus interpretaciones anteriores recientes. Bien puede ser, porque no le ofrecieron ese tipo de personajes que obligaran a más interpretación, o porque era necesario explotar su sello y personalidad peculiar. En esta ocasión, debemos considerar que se le ha ofrecido una oportunidad clara de mostrar su calidad como actor, más en la línea de Living Las Vegas, dramático, y con la reconocida e indudable capacidad de Cage, de ir transformando el personaje a cada minuto. Valorar también, positivamente, a sus compañeros de reparto, en especial Adam Arkin. Y la aparición de Brian Sutherland, actor que va consiguiendo más solvencia de la esperada.

Mencionar favorablemente la banda sonora de Philip Klein, unas composiciones que enlazan y engastan perfectamente con la imagen, y que funden en armonía. Igualmente, destacable la fotografía, eso sí, teñida de cierto tono sombrío, del que Patrick Scola ha sabido impregnarla con absoluto acierto.

En definitiva, un film inesperado y diferente, que se va configurando poco a poco, y cuyos planteamientos iniciales van dejando paso a un producto que debiéramos paladear y disfrutar con delicadeza, del mismo modo que saboreamos una trufa.

Pig
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados