Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

“Solicitamos que se inicien los trámites para desarrollar una figura de conservación de todo el conjunto de la estación de Jaca que permita su conservación en los términos que a lo largo de este tiempo ha tenido”

Depósitos de agua de la estación de Jaca. PARDOS/DE FUNES

La línea Zaragoza-Canfranc-Pau fue inaugurada en el año 1928 por el rey Alfonso XIII acompañado por el entonces presidente de gobierno Miguel Primo de Rivera. La línea constituyó un elemento clave durante más de cuatro lustros en los intercambios sociales y económicos entre España y Francia. Sin embargo, junto al papel social y estratégico que tiene, esta línea constituye un ejemplo relevante de la ingeniería civil en materia de comunicaciones, en el que sobresale la impactante y soberbia estación internacional de Canfranc. Pero junto a ella están otros elementos como son el viaducto de Villanúa y el nudo de Castiello, que permiten superar un importante desnivel en un breve trazado, o el puente de hierro en el pantano de La Peña y todos y cada uno de esos pasos soterrados realizados con sillares trabajados de una forma soberbia. Todo lo anteriormente expuesto hace que esa línea tenga un valor más allá del de una mera infraestructura.

En este patrimonio, se encuentra la estación de Jaca, que todavía conserva los elementos esenciales que han pervivido al paso del tiempo y que nos ayudan a entender el valor de todos esos elementos. Entre los equipamientos, destacan los depósitos de agua, la aguada y el puente giratorio. Pero en cuanto a los edificios, junto a la propia estación, están la nave de carga y el alojamiento donde residían los zapadores ferroviarios que ahí prestaban su servicio militar. Todos estos elementos tan peculiares son los originales desde la puesta en funcionamiento de la línea.

Por ello, entendemos que ese conjunto de elementos forma parte de la historia reciente de nuestra ciudad, de una línea de tanta importancia como fue la Zaragoza-Canfranc-Pau, y constituyen parte del patrimonio cultural que venimos a denominar el PATRIMONIO FERROVIARIO DE JACA.

Por todo lo anteriormente expuesto, los firmantes de este escrito hemos solicitado a la Alcaldía de Jaca las siguientes propuestas:

1.- Que se inicien los trámites para desarrollar una figura de conservación de todo el conjunto de la estación de Jaca que permita su conservación en los términos que a lo largo de este tiempo ha tenido.

2.- Que se desarrolle un plan de limpieza, conservación y enlucimiento de todos los elementos ferroviarios.

3.- Que se produzca una suspensión de licencias que por parte de ADIF se puedan solicitar con el fin de retirar o demoler cualquiera de esos elementos.

Firmado: RODOLFO PARDOS AUBER y ENRIQUE DE FUNES CASELLAS
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados