Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

CICLOTURISMO

El aplazamiento de la prueba “era la mejor opción” y se ha tomado por razones de salud

De derecha a izquierda., Aitor Jiménez, Quique Ascaso, Xavier Bartrolí y Fernando Escartín. QUEBRANTAHUESOS

El aplazamiento de la Quebrantahuesos “es un traspiés para todos, para la organización, que lo teníamos todo preparado, y para los ciclistas que tenían previsto venir y ya habían contratado los hoteles, pero pensamos que la salud está por encima de todo y que ha sido una buena decisión”, ha explicado esta mañana en rueda de prensa Xavier Bartrolí, presidente de Octagon Esedos, la empresa coorganizadora de la marcha cicloturista de Sabiñánigo, que ha comparecido junto al presidente y al vicepresidente del Club Ciclista Edelweiss, Fernando Escartín y Quique Ascaso respectivamente.

“Conforme pasan las horas y vemos las reacciones de las distintas administraciones, nos sentimos cada vez más orgullosos de la decisión que hemos tomado, buscando la salud de los participantes, los voluntarios, que tienen que estar en sus puestos entre ocho y diez horas, y el público”, ha insistido Batrolí, que ha avanzado que ya están trabajando en buscar una fecha para la celebración de la edición de este año, posiblemente en el mes de septiembre. “Estamos buscando la fecha para anunciarla con la mayor antelación posible. Julio sabemos que es muy caluroso, agosto tiene connotaciones obvias y septiembre es una posibilidad, pero todavía tenemos que encajarla con todas las partes”, ha precisado.

En cualquier caso, ha asegurado que será una marcha “como siempre”, manteniendo la exigencia y el nivel de calidad que caracterizan a la Quebrantahuesos y la Treparricos.

Bartrolí ha puesto también el énfasis en una recomendación que ha lanzado a los cicloturistas que desde ayer se encuentran en el territorio y a los que vayan a venir, aunque no se dispute la marcha. El consejo es que no hagan la prueba por su cuenta, porque las autoridades francesas han prohibido que se realice deporte al aire libre desde las 6:00 hasta las 20:00 horas de este sábado, como ha recordado a su vez la Junta Local de Seguridad de Sabiñánigo, que ha decidido fijar un dispositivo específico para el control de la seguridad ciudadana y vial. “Les recomendamos que no vayan, porque no les dejarán pasar, y tampoco ayudan a resolver esta situación”, en referencia a la resolución adoptada para aplazar la Quebrantahuesos por parte de la organización y las autoridades de ambos países.

Fernando Escartín no ha dudado en señalar que “hay bastante desolación por lo acontecido, pero tenemos que pensar que ha sido la mejor decisión que hemos podido adoptar porque lo primero es la salud”. El exciclista profesional ha recordado las palabras del jefe de los servicios médicos de la prueba y ha puesto un ejemplo de lo que hubiera supuesto celebrar la marcha en unas condiciones de calor extremo. “Con el frío y la lluvia se dan hipotermias [en los ciclistas] y estamos preparados para recuperarlos, pero con las altas temperaturas llegan las deshidrataciones y los golpes de calor, lo que es más complicado”, ya que no hay tanto margen de reacción.

En este sentido, Quique Ascaso ha detallado que el acuerdo para aplazar la marcha ha estado motivado, precisamente, por el cambio brusco de las previsiones meteorológicas que, en los días anteriores, apuntaban a una bajada de las temperaturas entre dos o tres grados, que hubieran hecho posible su disputa. No solo no se ha producido un descenso térmico, sino que esos dos o tres grados “han sido de más sobre una predicción que ya era mala, entrando en una zona en la que una parte amplia del pelotón se exponía a un gran peligro”, ha comentado Ascaso. “Los que tenían previsto hacer la prueba en menos de ocho horas, hubieran rodado con una temperatura más o menos adecuada, salvo en algunos puntos del recorrido; pero la gran parte del pelotón, y estamos hablando de unos 3.000 a 4.000 cicloturistas, hubieran corrido un alto riesgo”, ha aseverado.

Una suspensión que se extiende a otros deportes

Las altas temperaturas han obligado a suspender en Francia otras pruebas que estaban previstas para este fin de semana, entre ellas La Luchón-Bayona, una carrera de gran fondo que coincide en algunos tramos con la Quebrantahuesos, aunque a horarios distintos.

El Gobierno de Aragón, que ayer reconoció, a través de la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, la “ejemplar decisión tomada” por la organización de la Quebrantahuesos, ha emitido un comunicado recomendando que se pospongan todas las competiciones federadas y de los Juegos Escolares de Aragón programadas para este fin de semana. “Esta medida debería aplicarse tanto a las competiciones que se desarrollen al aire libre así como a todas aquellas que esté previsto realizar en pabellones o recintos cerrados, donde especialmente se puedan concentrar altas temperaturas”, se ha indicado desde el departamento de Educación, Cultura y Deporte. “El objetivo es evitar situaciones graves de salud a los deportistas, al personal técnico y al público, así como golpes de calor u otras patologías relacionadas con la ola de calor”, ha concluido.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados