Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Fue uno de los cuatro accidentes del fin de semana en la provincia de Huesca en los que intervino la Guardia Civil de montaña

Barranco y cascada de Las Negras, en Izas, donde tuvo lugar el accidente. GUARDIA CIVIL

Una senderista de 25 años, vecina de Zaragoza, sufrió un accidente el sábado en la cascada de Las Negras, en la Canal de Izas, término municipal de Canfranc, tras precipitarse en caída libre unos 25 m desde la parte superior del barranco, según informó la Guardia Civil en un comunicado. La mujer presentaba un fuerte golpe en la cabeza, con herida, y fuertes dolores en el pecho. En ese momento, estaba acompañada por dos mujeres que se encontraban en la zona inferior de la cascada y que fueron las que observaron el accidente y pudieron socorrer a la joven hasta que llegaron los equipos de emergencia, que recibieron el aviso a las 15:30 horas. La senderista se hallaba inconsciente y sumergida en el agua y fue arrastrada por la corriente hasta quedar parada en una piedra, según relataron las testigos a la Guardia Civil.

En el operativo de salvamento participaron especialistas del GREIM de Jaca, la Unidad Aérea de Huesca y una médico del 061.

Una vez en el lugar, la facultativa atendió a la herida, mientras que los socorristas del GREIM de Jaca preparaban la camilla para proceder a su evacuación en helicóptero hasta el Hospital de Jaca.

La joven herida tras ser evacuada en helicóptero al Hospital de Jaca. GUARDIA CIVIL

Esta fue una que las cuatro intervenciones que la Guardia Civil de montaña realizó el fin de semana en la provincia de Huesca. Otras dos de ellas tuvieron lugar en Bierge: un francés de 39 años que se lesionó en un hombro mientras descendía el barranco de la Peonera, y un menor que sufrió un accidente en el salto de Bierge y que tuvo que ser inmovilizado al presentar un politraumatismo con fuerte golpe en la cabeza que le produjo una herida abierta en el pómulo y la pérdida de la consciencia, tras haber caído de una altura de unos 5 m.

El otro accidente tuvo lugar en el entorno de las Maladetas, en Benaque: un esquiador de montaña de 63 años y vecino de Zaragoza que tropezó y cayó unos 200 m por el corredor de rimaya que da acceso al pico Maladeta, golpeándose en la zona costal a la altura del pecho, el hombro derecho y la espalda, viéndose imposibilitado para continuar el descenso por sus propios medios.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados