Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Miguel Ángel-El pecado (Il peccato, 2019)

Duración: 134 min. País: Italia. Dirección: Andrei Konchalovsky. Guion: Elena Kiseleva, Andrei Konchalovsky. Música: Eduard Artemev. Fotografía:Aleksandr Simonov. Reparto: Alberto Testone, Yuliya Vysotskaya, Orso Maria Guerrini, Jakob Diehl, Glen Blackhall, Adriano Chiaramida, Massimo De Francovich, Antonio Gargiulo, Riccardo Landi, Francesco Gaudiello, Federico Vanni, Anita Pititto, Nicola De Paola. Productora: Jean Vigo Italia, Production Center of Andrei Konchalovsky, RAI Cinema.

Florencia, principios del siglo XVI. Miguel Ángel vive momentos de angustia y éxtasis de su genio creativo, mientras dos familias nobles rivales se disputan su lealtad, la cual se pone a prueba cuando el Papa León X, de la familia Medici, accede al papado y le entrega un nuevo encargo lucrativo: la fachada de la basílica de San Lorenzo. Obligado a mentir con el fin de mantener los favores de ambas familias, Miguel Ángel es atormentado gradualmente por sospechas y alucinaciones que lo llevan a examinar su propia moral y sus fracasos artísticos.

Michelangelo Buonarroti (1475-1564), siempre ha sido un personaje con mucho atractivo para el mundo del cine. Intrigas políticas, sus creencias religiosas, y la concepción artística, algunas veces criticada, ha situado a este artista en el punto de mira de documentales y films. En 1950, hallamos el primer film reseñable sobre su vida: The Titan: Story of Michelangelo, de Robert J. Flaherty. Posteriormente, en 1965, El tormento y el éxtasis, dirigida por Carol Reed, basada en la novela de Irving Stone y protagonizada por Charlton Heston. La RAI Radiotelevisione italiana, realizó en 1990, una serie-documental sobre la vida de Miguel Ángel, con el título de La Primavera de Michelangelo, inspirado en el libro Una estación de gigantes de Vicenzo Labella.

En esta película, el director ruso Andrei Konchalovsky, recrea con mucha exactitud cómo era la vida cotidiana en aquella época (banqueros, tabernas, hogares), saliéndose del biotopic convencional de la vida del genial artista. Roma, como escenario pleno de esplendor y de corrupción. Florencia, mostrada como quizá nunca la hayamos visto en el cine. Añadiendo las frecuentes disputas entre Medici y Rovere, la avaricia y envidia de artistas y artesanos, la traición, la muerte. Todas estas tramas no tienen nada que envidiar a las series o films más actuales, como Juego de Tronos o House of cards. No hace falta inventarse nada, porque en la realidad ya ha sucedido, y con mucha más intensidad.

El Pecado es el del propio Miguel Ángel, la soberbia de quien busca la perfección, de quien, en plena juventud, crea una de las obras más importantes del patrimonio universal.

Soberbia interpretación de Alberto Testone, recogiendo fielmente la vertiente psicológica del personaje, con su mezcla de sensaciones y pensamientos, obsesiones y tormentos, logrando muchos matices que Testone interpreta con admirable coherencia.

Un film diferente, y también imprescindible, que ha tardado en llegar a nuestras salas de cine, aunque la espera ha merecido la pena.

Ariaferma
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados