Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

25 AÑOS

Abril 1997

Los vecinos de Pardinilla mostrando, hace 25 años, los terrenos donde estaba previsto instalar la planta transferidora de residuos que, finalmente, fue descartada. EL PIRINEO ARAGONÉS

Los vecinos de Pardinilla se oponen a la instalación de la planta transferidora de residuos sólidos urbanos, proyectada por el Gobierno aragonés y la Diputación Provincial de Huesca, que se emplazará en las proximidades de esta localidad. Esta estación recibiría la basura generada por todos los municipios de la Jacetania y el Alto Gállego y los compactaría para ser traslados a Huesca. El estudio propone como emplazamiento más idóneo el paraje de Las Basas, detrás de la loma de San Martín, un enclave que reúne todos los requisitos que necesita una instalación de estas características: comunicaciones fáciles por carretera y ferrocarril y la proximidad tanto de una línea eléctrica como de un barranco.

Los vecinos del pueblo han mostrado en asamblea su total rechazo a esta ubicación y su malestar lo han trasladado al Ayuntamiento de Sabiñánigo. Consideran que la puesta en marcha de este tipo de centro “hipoteca” el futuro de todo el eje Sabiñánigo-Jaca y de las poblaciones de la Val Ancha, y creen que la alternativa más viable y menos perjudicial es Bailín. Aunque el estudio de impacto ambiental incluido en el informe elaborado por encargo de la DGA y la DPH asegura que el recinto no provocará malos olores ni ruidos, los vecinos de Pardinilla esgrimen que ninguna medida correctora evitará que sufran estas molestias.

Las distancias que manejan los autores del informe y los residentes en la zona tampoco concuerdan. El proyecto sitúa esta planta, que sobre los planos ocupa en torno a una hectárea, a un 1,2 km del casco urbano, pero los residentes de la zona aseguran que en línea recta está a 750 m y por la pista que comunica a la población con estos campos, a menos de un kilómetro.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados