Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Ariaferma

Ariaferma (2021)

Duración: 117 min. País: Italia. Dirección: Leonardo di Costanzo. Guion: Leonardo di Costanzo, Bruno Oliviero, Valia Santella. Música: Pasquale Scialo.Fotografía: Luca Bigazzi. Reparto: Toni Servillo, Silvio Orlando, Fabrizio Ferracane, Salvatore Striano, Roberto De Francesco, Antonio Buil, Giovanni Vastarella, Leonardo Capuano. Productora:Tempesta, Amka Films Productions y RAI Cinema.

Una antigua prisión del siglo XIX, ubicada en una zona inaccesible e indeterminada del territorio italiano, se está quedando abandonada. Por problemas burocráticos, los traslados están bloqueados, y allí, alrededor de una docena de presos, con pocos agentes, esperan nuevos destinos. En esa atmósfera extraña, poco a poco, las reglas parecen tener cada vez menos sentido, los protocolos se relajan, y se vislumbran nuevas formas de relación entre los hombres que allí quedan.

No estamos ante un film carcelario típico. Ni siquiera se plantea una injusticia por estar encarcelados. Ni los funcionarios maltratan a sus presos. Más bien, es totalmente contraria a los cánones de películas de este género. Simplemente, presos y carceleros, se hallan en una pausa, en un impasse, donde parece haberse detenido el tiempo. Con todo, su director, Leonardo di Costanzo, aprovecha para darnos una magistral visión humanista de quién debe hacer cumplir las normas, y de quién las tiene que acatar. Pero esto se va diluyendo, por lo absurdo de la situación. Espléndidas interpretaciones, casi de duelo interpretativo, entre Toni Servillo y Silvio Orlando, al más puro estilo Sorrentino, con carácter teatral y silencios incómodos, además de un pasado, un presente y un futuro, de cada uno de los personajes. Rodada en una prisión real, lo que hace que todo sea más auténtico, y logre imprimir más teatralidad. Ariaferma, constituye un film honesto, apartado de cualquier intento moralizante. Su guion deja atrás cualquier tipo de cliché sobre este género. Tampoco intenta acercarse al humor: la situación planteada puede parecer cómica, pero, verdaderamente, es un hecho muy triste. Una metáfora del abandono, tanto de las personas como de las instalaciones. Se deduce sin dificultad que la burocracia no valora al individuo, ni siquiera a sus propios funcionarios, quienes, meticulosamente, hacen cumplir la normativa impuesta. Al final, son solo un conjunto de seres humanos que conviven en un lugar, y que ambos, presos y carceleros, sufren y padecen la misma privación de libertad. E igualmente olvidados por el resto de la sociedad, que prefiere borrarlos de su memoria, resultan molestos, y la solución fácil es ignorarlos. Podría reprocharse a este film que fuera más contundente, que su mensaje se presentara más afilado. Claro, que, así hubiera perdido el matiz humanista, que nos parece lo más interesante. Film sólido y compasivo, en el que incluso los criminales más despiadados, tienen su pequeño corazón, y hasta el funcionario más desapegado, también siente compasión por las circunstancias y la tragedia de la persona que tiene enfrente.

Ariaferma
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados