Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Cuando en el año 2003 comenzó el traslado de las miniaturas del Fuerte Rapitán a la Ciudadela de Jaca, se dio el primer paso para crear el Museo de Miniaturas Militares que hoy conocemos. Tuve el privilegio de formar parte de ese proyecto y compartir la ilusión de construir un espacio que estaba destinado a convertirse en un hito cultural de la ciudad y que iba a contribuir a transformar definitivamente el conjunto del monumento que lo alberga, que actualmente es sin duda un referente en Aragón y lugar indispensable de visita para cualquier turista interesado por el arte, la cultura y el patrimonio.

Recordando los orígenes del museo, es imprescindible nombrar a Carlos Royo Villanova. Él fue el coleccionista de las más de 35.000 figuritas de plomo e impulsor con el entonces alcalde Armado Abadía, de la primera puesta en escena en el año 1984. Los muros del fuerte Rapitán acogieron en túneles, casamatas y almacenes los distintos dioramas que mostraban al público. El paso de los años, las humedades, la falta de presupuesto y mantenimiento obligaron a cerrar años después la exposición. Fue en septiembre de 2002 cuando se firma un convenio entre el Ayuntamiento y el Ejército para la construcción del nuevo museo.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados