Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

No somos nada

No somos nada (2021)

Duración: 100 min. País: España. Dirección: Javier Corcuera. Guion: Javier Corcuera, Manuel Viqueira. Música: La Polla Records. Fotografía: Mariano Agudo. Reparto: documental con intervenciones de Evaristo Páramos. Productora: Tamboura Films, La Mula Producciones e Instituto Del Cine De Madrid.

La Polla Records, una de las bandas más legendarias del punk, regresa para decir adiós. Con motivo de la gira definitiva del grupo, su vocalista, Evaristo Páramos, revive 40 años de historia desde su pueblo en Euskadi.

Tenemos ante nosotros un documental que intenta resumir cuatro décadas de una banda bastante atípica. Cuando cinco jóvenes de un pequeño pueblo escuchan por primera vez un casete de los Sex Pistols, todo lo que habían oído anteriormente salta por los aires, y deciden que eso es lo que quieren hacer: montar un grupo. En unas semanas, y sin casi saber tocar un instrumento, componen sus primeros temas. Comienzan los primeros ensayos, las letras propias, y la maqueta que se mandaría a una discográfica de Pamplona Soñua, posteriormente conocida como Oihuka (compañía que lanzó a toda una generación de punk y rock: Kortatu, Cicatriz o Barricada).

La decisión del nombre del grupo, nos narran en el documental, consistió que todo venía por introducir la palabra sustitutiva de pene, en cada frase y en cada interjección. Records, por su falta de conocimiento de inglés, la asociaban a los récords de las olimpiadas, o al afamado libro que los recopila. Para nada sabían que su significado era disco.

Algunos sectores musicales se empeñaron en asociar a este grupo con el rock radical vasco. Sobre todo, un crítico musical. José María Blasco, que fue quién acuñó el término, con la denominación de Rock Radical Vasco.

Pero, Evaristo Páramos, comenta en el documental que ellos no tenían demasiado que ver con las tendencias borrokas, dado que todos eran de pensamiento ácrata. Y, con el peculiar humor del líder del grupo, se autodenominaron Rock Radical Blasco, en alusión al crítico.

Este documental, por una parte, desmitifica al grupo. Y por otra, deja claro que ellos ni eran nacionalistas ni independentistas. En el film se abordan muchos de estos aspectos, como el que hubiera una crítica feroz al grupo, a priori, con un total desconocimiento de lo que decían sus letras. Un grupo independentista o nacionalista jamás hubiera escrito: “Las medallas son chapas de hojalata. Las banderas son trapos de colores. En la guerra moriréis por su dinero.” Algunas de ellas, como afirma Evaristo, continúan siendo de plena vigencia: “¿Va mal el negocio? Manda la caballería”. “Todo controlado, mi petróleo, nunca lo podréis nacionalizar”. Aplicable en estos mismos días a la crisis de Ucrania. Por supuesto, el desprecio a la clase política, la banca y la publicidad, en su famoso tema Delincuencia.

Un film para descubrir a un grupo, más o menos maldito, repudiado, y casi sin conocer qué era lo que cantaban, debido a la suma de innumerables prejuicios. Anécdotas y conciertos, con los que Javier Corcuera (Lima, 1967), y un espacio de solo cien minutos, rinde homenaje a la agrupación en la que creció. Y que nos proporcionó, a través de su personalísimo concepto de la composición musical, una aproximación a temas políticos y sociales, más allá de Hombres G.

Maigret
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados