Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

En el proceso han participado usuarios de los centros de Huesca, Monzón y Martillué

Una de las personas participantes en el programa de inserción laboral de Valentia. VALENTIA

Un total de 44 personas con discapacidad intelectual han participado en el Programa de Mejora de la Empleabilidad e Inserción (PIMEI), ofrecido por Valentia como entidad colaboradora del Instituto Aragonés de Empleo (INAEM), que ha concluido ahora con “un éxito rotundo, que se ha traducido en la inserción laboral de 29 personas con discapacidad intelectual; siete de ellas en empresas ordinarias”, se indica desde esta organización, que recuerda que han tomado parte en la iniciativa usuarios de los centros de Huesca, Monzón y Martillué (Jaca) y que la mitad de ellos eran mujeres.

“El objetivo del programa ha sido mejorar la empleabilidad y la cualidad profesional de cada participante, en función de sus particulares necesidades y características”, explica Belén Pérez, responsable del área de Empleo en Valentia.

Las acciones comenzaron con un diagnóstico de empleabilidad del perfil profesional y la elaboración del perfil profesional, para continuar con el diseño de un itinerario individual y personalizado para cada usuario.

“El programa exigía que el 10% de los participantes lograsen una inserción laboral efectiva y, finalmente, lo han logrado más del 65%”, asegura Pérez. “Desde Valentia, valoramos satisfactoriamente estos resultados y nos anima a seguir trabajando y luchando por la formación, el empleo y la inserción laboral de las personas con discapacidad que forman parte de los proyectos de vida de muchos de nuestros usuarios”.

Todos los participantes recibieron información, asesoramiento y ayuda técnica para la definición de su currículum vital, acciones de acompañamiento y seguimiento, desarrollo de competencias digitales, técnicas de búsqueda de empleo y desarrollo de aspectos personales para la ocupación, formación técnico profesional, conocimiento del entorno productivo e información del mercado de trabajo.

Aquellos que mejoraron su formación técnico profesional asistieron a cursos de higiene y seguridad alimentaria; aplicación de productos fitosanitarios de nivel básico; y limpieza de mobiliario industrial.

Además, para ofrecer una visión real del entorno productivo, visitaron once empresas de la provincia de Huesca y conocieron sus instalaciones, organización, y funcionamiento.

Valentia estableció también contacto con 32 empresas, que dio como resultado siete contrataciones que representan “un éxito” para la entidad, los participantes insertados y sus familias.

Parte del éxito del PIMEI se debe a la colaboración con Fundación Mapfre a través de su programa Juntos somos capaces, una iniciativa que permitió a los participantes realizar prácticas formativas en ocho empresas altoaragonesas, que concluyeron con la contratación de tres de ellos.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados