Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Repollés asegura que “no han dejado de trabajar y de tomar decisiones para salvaguardar la salud de los aragoneses

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, y el director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad, han hecho balance de la séptima ola epidémica en Aragón. GOBIERNO DE ARAGÓN

Con más de 130.000 contagios de covid-19 acumulados en la séptima ola epidémica y un ritmo de infección que ha llegado a alcanzar a casi el 4% de la población semanalmente, Aragón ha plantado cara a la pandemia con mejoras en la comunicación de positivos a través de autotest, con el incremento de la capacidad hospitalaria y con medidas encaminadas a reforzar la vacunación y a agilizar la gestión de las bajas laborales.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, y el director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad, han hecho balance de la séptima ola epidémica en Aragón, la mayor en incidencia y en número de contagios y que se ha visto contenida en su afección al sistema hospitalario y en la mortalidad gracias a la vacunación.

“Posiblemente esta haya sido la ola más difícil de gestionar por la intensidad de contagios, por las comprometidas fechas y su irrupción inesperada y por el cansancio de la población ante la creencia generalizada de que esto lo habíamos superado”, ha asegurado la consejera. “No hemos dejado de trabajar y de tomar decisiones para salvaguardar la salud de los aragoneses y adaptar la capacidad de nuestro sistema sanitario, que una vez más ha demostrado su elasticidad y robustez”, ha añadido.

Situación hospitalaria

Esta séptima oleada, la de mayor magnitud en el número de casos aún no ha alcanzado el pico de hospitalización de la tercera, cuando se registraron algo más de 35.500 casos y un máximo de 1.037 personas hospitalizadas a la vez. Gracias a la vacunación, el porcentaje de ingresos en Aragón ha descendido del 4% al 1%, al igual que el de ingresos en UCI, que ha pasado del 0,75% al 0,1%, si bien estos datos son provisionales hasta el cierre de esta séptima oleada.

En cuanto a la situación hospitalaria actual, en estos momentos hay 74 pacientes en UCI y 780 en planta, 854 en total. Como en anteriores oleadas, el departamento de Sanidad dispone de un plan para la extensión de camas en las unidades de cuidados intensivos, con varios niveles en función de las necesidades. En estos momentos, sería posible habilitar si fuera necesario 13 camas de UCI: cuatro en el Hospital San Jorge de Huesca, ya abiertas desde la pasada semana, 4 en el Hospital Miguel Servet, 3 en el Hospital Clínico 7 y 2 en el Royo Villanova. Estas últimas se podrían habilitar en los próximos días en función de las necesidades, que se analizan día a día.

Personal

El Departamento de Sanidad, según informa el Gobierno de Aragón en un comunicado, “también ha realizado un esfuerzo en material de personal, como ya viene sucediendo a lo largo de la pandemia, y en estos momentos hay activos un total de 8.553 contratos temporales y de sustitución en toda la comunidad, 2.200 de ellos específicos para la asistencia del covid”.

En cuanto a la incorporación de profesionales jubilados, hasta el momento se han realizado contratos a 16 médicos y 14 enfermeros, que se distribuyen en los diferentes centros sanitarios según su perfil profesional, sus preferencias y las necesidades del sistema.

Autotest

Gracias al procedimiento de comunicación de los autotest, más de 26.400 aragoneses han podido confirmar al sistema su resultado positivo, una cifra que, desde que se puso en marcha este sistema, ha supuesto entre el 40% y 50% de los positivos notificados oficialmente al Ministerio de Sanidad.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados