Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Spider-Man: No Way Home (2021)

Duración: 148 min. País: Estados Unidos. Dirección:Jon Watts. Guion: Chris McKenna, Erik Sommers. Cómic: Steve Ditko, Stan Lee. Música: Michael Giacchino. Fotografía: Mauro Fiore. Reparto: Tom Holland, Zendaya, Benedict Cumberbatch, Marisa Tomei, Jacob Batalon, Jon Favreau, Angourie Rice, Alfred Molina, Jamie Foxx, J.K. Simmons, Thomas Haden Church, Rhys Ifans, Harry Holland. Productora: Pascal Pictures, Marvel Studios y Columbia Pictures. Distribuidora: Columbia Pictures.

Por primera vez en la historia cinematográfica de Spider-Man, nuestro héroe, vecino y amigo, es desenmascarado, y, por tanto, ya no es capaz de separar su vida normal de las enormes responsabilidades que conlleva ser un superhéroe. Cuando pide ayuda al Doctor Strange, los riesgos pasan a ser aún más peligrosos, obligándole a descubrir lo que realmente significa ser él. Secuela de Spider-Man: Far From Home, mucho más ambiciosa que su predecesora y, sobre todo, mucho más entretenida. Una metáfora sobre la pérdida de la juventud, y de la llegada a la edad madura, en la que se ha perdido la inocencia. Todos aquellos que vivieron desde el principio, las aventuras, azares y enfrentamientos de este superhéroe van a disfrutar como cuando eran niños. Además, incorpora un concepto muy de moda, hasta tal punto, que va a ser una de las palabras elegidas por la RAE para definir este año, y para incorporarse a nuestro diccionario: metaverso. Acuñado por el escritor estadounidense Neal Stephenson, en la novela Snow Crash, este neologismo, implica un universo virtual donde no solo es posible comunicarse, sino también trabajar, socializar, jugar, ser propietario de terrenos y activos digitales, y por supuesto una nueva generación, más allá de la que considerábamos nativos digitales. Este film aprovecha el nuevo término para jugar con el espectador, para travesear con el personaje, mientras se le rinde tributo sin prejuicios ni limitaciones. Una de esas narraciones cinematográficas, que te dibuja, una sonrisa en la cara, mientras se alterna drama con comedia. En el reparto, Tom Holland sale muy airoso como Spider-Man, dado que le imprime carácter, y, sobre todo, se reivindica como actor protagonista, ya que siempre había estado en “segunda fila”, como vengador. Un estupendo Peter Parker. Igualmente extraordinaria aparece Marisa Tomei, como Tia May. Sobre la dirección de Jon Watts, cabe mencionar ese dicho de que quien la sigue la consigue. A la tercera, por fin, ha sabido administrar la historia, perfilando a héroes y villanos perfectamente, y proporcionando el ritmo adecuado a todo el conjunto. En definitiva, una de las mejores entregas de Marvel, sin lugar a dudas, en una gran carta de amor, que cierra, de momento, la trilogía de Spider-man.

Ariaferma
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados