Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Los ayuntamientos, las asociaciones empresariales y turísticas y el sector de la nieve del valle del Aragón están pendientes de la aprobación de los fondos europeos para acometer el proyecto de unión de las estaciones de esquí de Astún y Candanchú, cuyo coste se estima en unos 9,3 millones de euros; una cuantía que se invertirían en la construcción de un remonte de unos 3 kilómetros que conectaría la parte baja de Candanchú con La Raca, en Astún. En una segunda fase, para la que también se solicitará financiación a la Unión Europea, se acometería la conexión entre Astún y Formigal, a través de Canal Roya. Su coste sería de unos 40 millones de euros y requeriría de la instalación de dos telesillas y una estación intermedia o bien de una telecabina.

El resultado de todos estos proyectos, que se miran con recelo por parte de formaciones políticas como Chunta Aragonesista y Más Jaca-Podemos Equo y otros colectivos conservacionistas, sería la creación de un dominio esquiable conjunto de unos 350 kilómetros esquiables que permitiría competir con otros destinos turísticos internacionales.

El presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA) y alcalde de Villanúa, Luis Terrén, analiza en esta entrevista el alcance de este proyecto, así como el momento de desarrollo en el que se encuentra actualmente.

En la fotografía de arriba, Luis Terrén, tercero por la izquierda, junto al resto de socios de la ATVA en Candanchú, con la Raca al fondo. En portada, vista de Astún desde Candanchú. EL PIRINEO ARAGONÉS/CANDANCHÚ
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados