Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La puerta de al lado

La puerta de al lado (Next Door , 2021)

Duración: 92 min. País: Alemania. Dirección: Daniel Brühl. Guion: Daniel Kehlmann. Música: Moritz Friedrich, Jakob Grunert. Fotografía: Jens Harant. Reparto: Daniel Brühl, Peter Kurth, Aenne Schwarz, Rike Eckermann, Gode Benedix, Vicky Krieps, Mex Schlüpfer, Stefan Scheumann. Productora:Amusement Park Films, Erfttal Film, Warner Bros.

Daniel es un conocido actor que una mañana deja atrás su elegante ático en Berlín, su preciosa esposa y a la niñera que cuida de sus dos hijos pequeños, y vuela a Londres para participar en el casting de una película sobre superhéroes. De camino al aeropuerto, se acerca al bar de siempre para repasar el texto y tomar un café tranquilamente, sin darse cuenta de que su vecino Bruno, al que nunca antes había visto, viene siguiéndole de cerca.

El actor Daniel Brühl, que inició su carrera como protagonista en Good Bye, Lenin! (W. Becker, 2003), ha sabido desenvolverse en la industria cinematográfica europea, hasta conquistar Hollywood, trabajando con los mejores: Quentin Tarantino y Ron Howard. Ahora, se coloca tras la cámara como director. En esta, su primera película, lo hace con sencillez, con un ácido guion de Daniel Kehlmann, combinando drama y humor negro a parte iguales. Brühl, narra cómo una estrella del cine vive en una burbuja, sin conocer a las personas que tiene alrededor, pero reconocido por sus fans y ensalzado en cualquier parte. Con una buena dosis del egocentrismo propio de los artistas, ese mismo desconocimiento, incluso de sus vecinos, es el arranque de este film, para convertirse en la pesadilla del afamado actor, con tintes de thriller psicológico. Unos buenos diálogos, casi teatrales, constituyen la base de toda la producción. Con austeridad de medios y muy pocos estímulos visuales, logra que todo sea convincente, sincero, y sobre todo honesto, sin engaños ni artificios. Si bien, como director, a Brühl todavía le cuesta creerse que lo es, dado que podría haberse mostrado más ambicioso, hecho que esperamos suceda en el futuro, para demostrar así su potencial como realizador. Y como casi siempre, hacemos hincapié en la banda sonora. Para esta ocasión, la casi inexistente banda, es un punto a favor, facilitando que nos podamos centrar en los afilados y corrosivos diálogos, que critican sin obstáculos a nuestra sociedad.

En el reparto, un duelo interpretativo entre Daniel Brühl y Peter Kurth, del que sale más victorioso éste último, dado que Daniel Brühl casi se auto-parodia, algo que en ocasiones no termina de funcionar. Pero la profesionalidad de ambos actores logra que todo el conjunto se desarrolle a la perfección, y termine airosamente.

En definitiva, una ópera prima de Daniel Brühl, que plantea una deconstrucción de Birdman, de Alejandro G. Iñárritu. Entretenida, sin arriesgar, y con planteamientos cercanos a una obra de teatro. Son, en definitiva, 90 minutos de puro cine.

Pig
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados