Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Eiffel (2021)

Duración: 109 min. País: Francia. Dirección: Martin Bourboulon. Guion: Thomas Bidegain, Caroline Bongrand, Martin Bourboulon, Martin Brossollet, Natalie Carter. Música: Alexandre Desplat. Fotografía: Mathias Boucard. Reparto: Romain Duris, Emma Mackey, Pierre Deladonchamps, Armande Boulanger, Juliette Blanche, Michèle Clément, Julien Sarazin, Philippe Hérisson, Bruno Raffaelli, Pierre Le Baleur, Alexandre Steiger, Andranic Manet, Jérémie Petrus. Productora: Pathé.

Habiendo finalizado su colaboración en la Estatua de la Libertad, el célebre ingeniero Gustave Eiffel (Romain Duris), se encuentra en la cima del mundo. Ahora, el gobierno francés le presiona para que diseñe algo espectacular con motivo de la Exposición Universal de París del año 1889, pero Eiffel no parece interesado ni motivado. De repente, todo cambia cuando en su camino se cruza una misteriosa mujer de su pasado (Emma Mackey) y el fuego de aquella pasión prohibida se reaviva, inspirándole a cambiar la imagen de París para siempre.

Una preciosa película francesa, al estilo de Hollywood, en el mejor de los sentidos. Un proyecto que llevaba orbitando por las productoras francesas desde hace 25 años y que, en el año 2000, a punto estuvo de ponerse en marcha con Luc Besson como director, y Gerard Dépardieu e Isabelle Adjani como pareja protagonista.

Es ambiciosa en su conjunto, intentando recrear libremente una parte de la vida de Gustave Eiffel. Extraordinaria combinación de ficción e historia real, para un cuento de amor imposible, que contiene los clichés típicos de este tipo de géneros. Pero, no por contemplar el estereotipo, deja de ser menos interesante. Todo lo contrario. El estilo romántico que es capaz de impregnar el director Martin Bourboulon, de 42 años, resulta, sin duda, impecable. Aunque, al margen de la explosión de amor, lo que engancha al espectador es la narración del proceso de diseño de la obra, con un tratamiento de intriga que nos interesa con el fin de saber y conocer cómo solucionó todos los obstáculos técnicos, y la oposición a su proyecto.

Fotografía asombrosamente espectacular, con una recreación digital que nos transporta a la pareja paseando por la base del monumento, junto a los obreros. En el reparto, Romain Duris (uno de los actores franceses que más trabajan fuera de su país), y Emma Mackey, en los personajes protagonistas, buen binomio que funciona perfectamente. El resto de actores secundarios, muy desdibujados, con un carácter puramente utilitarista, sin aportar nada especial. Destacaremos, como siempre, la banda sonora de Alexandre Desplat, bastante prolífico últimamente, y a quien ya hemos alabado su trabajo en numerosas ocasiones.

Un gran film para reconstruir y recordar la Belle Époque, y la biografía de quien elevó un icono universal en la ciudad de París, todo ello como consecuencia de su gran amor revivido.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados