Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La crónica francesa. The French Dispatch (of the Liberty Kansas Evening Sun), 2021.

Duración: 108 min. País: Estados Unidos. Dirección:Wes Anderson. Guion: Wes Anderson. Historia: Wes Anderson, Roman Coppola, Hugo Guinness. Música:Alexandre Desplat. Fotografía: Robert D. Yeoman. Reparto: Benicio del Toro, Frances McDormand, Jeffrey Wright, Adrien Brody, Tilda Swinton, Timothée Chalamet, Léa Seydoux, Owen Wilson, Mathieu Amalric, Lyna Khoudri, Steve Park, Bill Murray, Saoirse Rona. Productora: American Empirical Pictures, Indian Paintbrush y Studio Babelsberg.

Una carta de amor al mundo del periodismo, ambientada en la redacción de cierto periódico estadounidense, en una ficticia ciudad francesa del siglo XX, a partir de tres historias interconectadas.

Los films de Wes Anderson son un manual de cómo realizar cine. Por una parte, aparece todo lo relacionado con la estética, composición y personajes. Habitual, casi rozando la manía, Anderson los sitúa en simetrías perfectas, planificando cada plano, dedicando un cuidado especial a los decorados. Con los colores, sucede algo parecido. Si los canales de televisión cuidan de que toda la imagen mantenga el mismo tono de color, este director establece una paleta cromática específica para cada película, no saltándose jamás esta regla. Cuando maneja la cámara, lo realiza con el slow motion y los traveling laterales, siendo estos sus imprescindibles pilares técnicos, basados en personajes que aparecen a cámara lenta. El cuidado milimétrico llega a que efectúe verdaderos bodegones artísticos, cuando nos presenta el objeto utilizado por cualquier protagonista. Añadido a lo anterior, el guion se centra en personajes peculiares, familias disfuncionales, y antihéroes. Por supuesto, y como remate, colmar toda la película de un reparto coral apabullante, que, a veces, más parecen cameos que participaciones reales. Sin olvidar una banda sonora plagada de temas de los años 60 y 70, bajo la dirección de Alexandre Desplat, uno de los grandes compositores del cine actual. Anderson tiene un imaginario propio que despliega en todos sus films. Ahora, para relatarnos historias reales de periodistas, que cubrieron los acontecimientos del siglo XX desde Europa, además de la intrahistoria, o pequeñas anécdotas, cuyo conjunto constituye un auténtico homenaje a la época dorada del periodismo, a la mítica revista The New Yorker, y a sus firmas más famosas.

Como no podía ser de otra forma, aparece su actor fetiche desde 1998, Bill Murray, que como siempre, brilla por su carisma y por adaptarse plenamente al surrealismo de Anderson. Murray interpreta al director de una revista, en alusión clara al de The New Yorker, Harold Ross. Así como un genial Owen Wilson, otro habitual, inspirado en Joseph Mitchell, un pintoresco reportero que buscaba historias diferentes. O el personaje de Frances McDormand, que está relacionado con la escritora Mavis Gallant, quien, desde París, relató el comienzo de una revuelta estudiantil, y cómo derivaría en el Mayo del 68.

Película bellísima, con tono de drama, aunque Wes Anderson nos provoca sonrisas incluso de lo más trágico, mediante su especial habilidad. Film para disfrutarlo, totalmente abrumador por la carga de estímulos visuales y sonoros, y un ritmo precipitado que nos deja exhaustos.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados