Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La Policía Nacional de Jaca detuvo al presunto maltratador media hora más tarde, tras ser interceptado cuando intentaba coger un coche para salir de la localidad

La Policía Nacional detuvo al presunto agresor, un hombre de 39 años, expareja de la víctima. EL PIRINEO ARAGONÉS

Una mujer de 44 años de edad tuvo que ser hospitalizada tras recibir una paliza por parte, presuntamente, de su expareja, un hombre de 39 años, que fue detenido por la Policía Nacional. La agresión tuvo lugar en la noche del lunes, en torno a las 23:00 horas, en la zona de Membrilleras, en Jaca. Según han señalado fuentes de la Policía Nacional, la víctima fue objeto de una paliza en el rellano de la casa de su madre. El agresor la tiró al suelo, le dio patadas y golpes en la cara y luego escapó.

Una vecina fue la que dio la voz de alarma, llamando al 091, tras lo cual los agentes se personaron en el lugar, para hablar con la madre y la víctima, que se encontraba en estado de shock y tuvo que ser trasladada al Hospital de Jaca, donde fue atendida de las heridas que sufrió en la cara y la cabeza. La mujer, que tiene puntos de sutura en el labio, lleva la nariz escayolada y presenta varios hematomas por la cabeza, fue dada de alta el martes.

La Policía Nacional de Jaca detuvo al presunto maltratador media hora más tarde, tras ser “interceptado cuando intentaba coger un coche para salir de la localidad”, explicó el inspector jefe de la Comisaría Local de Jaca, Jesús Ruiz Conde, que ha calificado este suceso de “excepcional”. “Los agresores que tienen orden de alejamiento en Jaca están perfectamente controlados, incluso los que vienen de otras localidades. En este caso, [el agresor] no tenía ningún tipo de antecedentes; pero la respuesta policial fue inmediata”, tan pronto como tuvieron conocimiento de lo ocurrido, comentó.

El inspector Ruiz Conde, tras recalcar que ha sido un lance “excepcional”, aseguró que van a ser “contundentes” con el maltrato. “Dedicamos muchos recursos para que no se produzcan este tipo de agresiones”, relató, y añadió que, el hecho de que haya ocurrido un suceso como el de esta semana, tiene que servir para que “dediquemos todavía más recursos a acabar con esta lacra”.

El alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, condenó la agresión y pidió “respeto” hacia la víctima y su familia, para que se respete su intimidad y se sientan arropados por la ciudadanía. “Mostrar nuestra solidaridad con ella y su entorno más cercano”, dijo a preguntas de los periodistas, para recordar a continuación que, tanto en Jaca, como en tantos otros lugares, “no somos ajenos a esta lacra”. “En la Junta de Seguridad conocemos regularmente los casos de alejamiento que están ocurriendo y que normalmente provienen de una condena previa por violencia de género. Desgraciadamente, hay casos” en Jaca, por lo que la ciudadanía tiene que estar “vigilante” y comprometerse socialmente cuando se tenga conocimiento de un caso de maltrato, porque las víctimas, aunque tienen medios para denunciar, “normalmente son las últimas en hacerlo” por miedo a represalias o para no quedar expuestas públicamente, concluyó.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados