Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

50 AÑOS

Septiembre 1971

Mujeres ansotanas vistiendo el traje en una imagen de archivo de mediados del siglo XX EL PIRINEO ARAGONÉS

Ansó enseñó y dio a conocer el pasado 22 de agosto hermosas reliquias que cada casa guarda y conserva, gracias al tesón e interés en mantenerlas de nuestros antepasados, como legado preciado a sus hijos, fruto de su recia personalidad ansotana. No ignoraba, no podía ignorar, que cada hogar ansotano tuviera tesoros tan valiosos a través de prendas de vestir de sus padres que desde su niñez llevaron, pero el citado día quedó patentemente demostrado lo que tanto tiempo permaneció oculto, considerado como pecado el enseñarlo y darlo a conocer por las calles. No lo es, ni mucho menos; la conducta observada, cada cual, en su propia casa, a este respecto, yo la aplaudo sin ninguna clase de reservas.

Los ansotanos y ansotanas de dicho domingo no se parecían a los de hoy, todos vestidos a la moderna, salvo el que esto escribe y cinco más, sino a los de hace cincuenta años, que sólo vestían como los de hoy, llamados «pijautos», media docena nada más… Es que son estas corrientes del modernismo, demasiado filtrado en estas montañas. ¿Pero quién sale al paso para detenerlo? ¿Nosotros los padres? ¡Incapaces! ¿Las madres? Lo mismo. Porque éstas, contagiadas, embelesadas con sus hijas, que visten y calzan a la última moda, no se sienten capaces para pensar en detener la marcha emprendida… Dejémonos, pues, de sermones, que en este caso para nada han de servir, y pasemos a otra cosa (…)

Firmado: JORGE PUYÓ
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados