Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Nora (2020)

Duración: 100 min. País: España. Dirección: Lara Izagirre. Guion: Lara Izagirre. Música: Pascal Gaigne, Paula Olaz. Fotografía: Gaizka Bourgeaud. Reparto:Ane Pikaza, Héctor Alterio, Naiara Carmona, Ramón Barea, Klara Badiola, Loli Astoreka, Iñigo Aranbarri, Itziar Ituño, Joseba Usabiaga, Kepa Errasti, Aia Kruse, Peio Berterretche, June Isasi, Paul Correa, Amaia Aberasturi. Productora: Gariza Films, Tandem Films y La Fidèle Production.

Nora ha cumplido 30 años, vive con su abuelo argentino, Nicolás, y su vida no es, precisamente, la que ella imaginaba. Va teniendo pequeños trabajos y casi no ha salido de ese pequeño pueblo. Cuando pierde a su abuelo, decide iniciar un viaje por la costa del País Vasco, para llevar sus cenizas junto a las de la abuela.

Una road movie de manual. Pero de las que nos dejan buen sabor de boca, con el grado emotivo suficiente para que no perdamos la sonrisa en todo el metraje. Podría parecer que ya hubiéramos contemplado esta película, en la que un personaje, a través de un viaje, va en busca de un cambio radical en su existencia, del autoconocimiento, qué debe hacer consigo misma desde entonces, y cómo recomponer y reconducir el monótono presente. La directora, Lara Izagirre, es muy hábil en no adelantarnos ni contarnos nada aparentemente, y, sin embargo, aportarnos muchísimos datos. Un otoño sin Berlín, en 2015, fue su ópera prima. Nos sorprendió gratamente, por su emotivo tratamiento, pleno de humanísima sensibilidad. Lara, continúa con los mismos planteamientos, produciendo buen cine, y, sobre todo, sabiendo dirigir a sus actores y actrices. Extrae lo mejor de ellos, como ya lo hiciera con Irene Escolar, y vuelve a conseguirlo con Ana Pizaka, quien realiza una interpretación sencilla en apariencia, con asombrosa naturalidad, que dota de la frescura necesaria al personaje. Destacaremos también en el reparto, al inicio del film, y con más de 90 años, la fugaces imágenes de Héctor Alterio en el papel de Nicolás, abuelo de Nora; y otras dos breves apariciones, como las de Klara Badiola y Ramón Barea, asumiendo a los padres de la protagonista.

La película no nos descubre nada nuevo sobre lo que significa vivir, pero sí que nos recuerda, para que no lo olvidemos, y para que podamos intentar ser más felices, la inmensa dicha de gozar de la propia existencia. Mediante los actos más sencillos, como recoger verdura en el huerto, probar el paddle surf, o asistir a un concierto, tratando de lograr que el trayecto vital constituya una experiencia más agradable, sin necesidad del apoyo en cosas materiales. Todo ello, mostrando las contradicciones y las búsquedas de una generación de mujeres, que, en la treintena, todavía no han conseguido hallar su lugar en el mundo.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados