Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

CICLOTURISMO

Unos 2.500 corredores tomaron la salida en medio de una gran tormenta, y numerosos inscritos decidieron no realizar la prueba

Video resumen de la marcha cicloturista. QUEBRANTAHUESOS

La XXX edición de la Marcha Cicloturista Quebrantahuesos estuvo marcada por el agua, el frío y la inestabilidad meteorológica. La fuerte tormenta que se desató a primeras horas de la mañana, justo cuando estaba previsto el comienzo de la prueba, provocó que solo tomaran la salida unos 2.500 ciclistas, en torno a 1.900 en la Quebrantahuesos y 600 en la Treparriscos, y que muchos otros decidieran no salir a la carretera.

Las ganas de recuperar la normalidad, después de la suspensión del evento en 2020 por la pandemia, hizo que nada detuviese la marcha, a pesar de la mala previsión meteorológica que había para el sábado y que se cumplió con creces durante toda la jornada. Ante esta situación, la organización, en contacto con las autoridades, puso en marcha un dispositivo especial para adaptarse a las circunstancias: un autobús de abandono y ambulancias en puntos localizados, mayor presencia de los servicios médicos, líquido caliente en los avituallamientos y el establecimiento de puntos de refugio.

El tiempo fue cambiando en cada uno de los puertos al paso de los ciclistas, pero muchos de ellos se mantuvieron fuertes con el reto de recorrer los 200 kilómetros que hacen única la Quebrantahuesos, gracias también a los incansables ánimos de los voluntarios, que estuvieron aguantando la lluvia hasta el final. Como en años anteriores, los corredores ascendieron a los cuatro míticos puertos de montaña del Pirineo aragonés y francés que forman parte de esta marcha: Somport, Marie Blanque, Portalet y Hoz de Jaca.

Haimar Zubeldia y Darío Gadeo, los dos primeros de la Quebrantahuesos, en llegar a la meta, marcharon juntos durante toda la prueba. QUEBRANTAHUESOS

Los primeros ciclistas de la Treparriscos llegaron a Sabiñánigo a las 11:45 horas, siendo el primero en cruzar la línea de meta Francisco Rodríguez Pozo, con un tiempo de 02:24:25 horas. Eran ya casi las dos de la tarde cuando los dos corredores más rápidos de la Quebrantahuesos, y que rodaron juntos durante todo el recorrido, hicieron su entrada en la capital serrablesa: Darío Gadeo, que invirtió un tiempo de 05:45:19 horas, y Haimar Zubeldia, con 05:46:18 horas. Ambos calificaron la jornada de “muy dura”. En concreto, Haimar Zubeldia, exciclista profesional, señaló que en un día como el del sábado “tanto la organización como los voluntarios y los participantes de la Quebrantahuesos y Treparriscos son ganadores porque el día no estaba apetecible”. “Ahora en meta no llueve, pero durante todo el día lo ha hecho y hemos tenido que tirar de experiencia para no pasar frío. La verdad es que pensaba que lo íbamos a pasar peor”, reconoció tras cruzar la línea de meta. “Sabemos lo difícil que ha sido este año para la organización sacar este evento adelante y más con el día que ha tocado. La verdad que no apetece, pero es de agradecer y, por lo menos, hacer todo [lo posible] por la marcha”, aseguró Zubeldia.

La Guardia Civil, la Gendarmería francesa, los voluntarios, colaboradores y patrocinadores, así como los médicos y los agentes de seguridad velaron durante todo el recorrido por la seguridad y el buen desarrollo de la marcha y su funcionamiento, se indicó desde la organización.

La alcaldesa de Sabiñánigo, Berta Fernández, cortando la cinta, acompañada de la autoridades y los responsables de la organización. QUEBRANTAHUESOS
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados