Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Dirty Dancing (1987)

Duración: 97 min. País: Estados Unidos. Dirección:Emile Ardolino. Guion: Eleanor Bergstein. Música:John Morris y varios autores. Fotografía: Jeff Jur. Reparto: Jennifer Grey, Patrick Swayze, Jerry Orbach, Cynthia Rhodes, Jack Weston, Jane Brucker, Kelly Bishop, Lonny Price, Max Cantor, Charles ‘Honi’ Coles, Neal Jones. Productora: Great American. Distribuidora: Vestron Pictures y plataformas de pago.

Años 60. Johnny Castle (Patrick Swayze), es un experto profesor de baile y un amante consumado, frente a Baby Houseman (Jennifer Grey), adolescente de 17 años, inocente y aburrida. Durante un verano, se conocen en el balneario donde él trabaja. Aunque pertenecen a clases sociales muy distintas, cuando la música suena y bailan al ritmo del dirty dancing, las diferencias que los separan desaparecen totalmente.

A la espera de las novedades que llegarán en unas semanas, comenzamos septiembre con un reestreno totalmente inesperado. No era predecible, por el notable hecho de que ya se ha emitido en televisión casi tantas veces como Lo que el viento se llevó. Además, fue la más alquilada en los videoclubs, tras su paso por las gran pantalla. Con un presupuesto de seis millones de dólares, acabó recaudando 214 en todo el mundo. Una de esas películas que una generación ha vivido o sufrido, porque tiene tantos detractores como admiradores. A estas alturas, ni nosotros mismos nos atrevemos a dar una valoración, porque la nostalgia, y haberla visto en tantas ocasiones, nos ha hecho perder la perspectiva, ya que su historia de amor, al final, nos atrapa, incluso aunque hayamos llegado a la mitad de su emisión. Un guion muy ingenuo, junto a temáticas que pudieron ser interesantes, y que se trataron superficialmente, junto a un grupo de personajes insípidos… Con esta carta de presentación deberíamos echar por tierra este film. Pero, una banda sonora excepcional, y sus coreografías, complicadas y bien ejecutadas, consiguen que todo el conjunto adquiera el suficiente interés. Dirty Dancing proclamaba la descarada búsqueda de un público quinceañero y femenino, en lo que denominaríamos circuito sentimental. Si bien, durante más de tres décadas, hemos tenido que soportar producciones con menos rigor que ésta. En el reparto, siempre hemos creído que Jennifer Grey desempeña un papel soberbio, aunque su personaje sea tan ingenuo y simplón. Patrick Swayze hace lo que debe, ser el guaperas que le tocaba interpretar en aquella etapa de su carrera como actor.

Un clásico rechazado en público, que nadie quiere admitir que ha contemplado, pero con el que una gran mayoría se deleita, eso sí, en la intimidad… Pero la realidad es muy distinta. Y reconocemos sin pudor que bien merece recoger el testigo de algo a la vez tan sencillo y entrañable, como es el mito de Romeo y Julieta.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados