Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

“La guerra no es bella, pero puede hacerse arte”. Esta es una de las frases que resumen el espíritu y contenido del nuevo espacio expositivo –la Sala de Batallas– y la colección de pinturas Hechos de armas, hechos de arte, que el pasado mes de junio fue inaugurada en la Ciudadela de Jaca. Son 48 obras de distintas épocas, estilos y procedencias, donadas al Estado Español por el filántropo Pedro Ramón y Cajal Agüeras, cuyo deseo expreso era que este legado pictórico recalara en el Castillo de San Pedro, un edificio militar singular en Europa, ubicado en la ciudad a la que está unido por estrechos vínculos familiares y sentimentales. “Tenía que hacer algo por esta tierra y se me ocurrió que este era el sitio. Además, la mayor parte los museos que se han creado hace treinta, cuarenta o cincuenta años se han gastado casi todo el presupuesto en el edificio y luego, para llenarlos de contenido, ya no había dinero. Aquí es al revés: el edificio es fantástico –una fortaleza de más de quinientos años conservada tal cual–, con lo que la “caja” ya estaba y solo ha habido que convertir este espacio en una magnífica sala de exposiciones”, recuerda Pedro Ramón y Cajal, que dedica su colección de pinturas de batallas “a la memoria de D. Justo Ramón y Dª Antonia Cajal, ambos nacidos en Larrés, padres de D. Santiago y D. Pedro Ramón Cajal”. Estas obras, como figura en una placa de la sala, “serán testimonio de la vinculación de mi familia durante siglos a estas tierras”, manifiesta.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados