Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

“Según esta concepción quien carece de sentido de Estado es quien obstinada y torticeramente intenta separar Estado de Comunidad Autónoma, como si fueran entes ajenos, incluso contrapuestos; y falta también quien que se niega a recibir y saludar al Jefe del Estado, y, finalmente, carece de sentido de Estado quien se ausenta de las celebraciones nacionales, y ni siquiera se hace representar en la mesa donde se dirimen las medidas para hacer frente a la pandemia”

Los contrapesos de la Justicia. QIMONO

Reconozco que no soy experto en asuntos de justicia, ni tan siquiera diletante, pero me gusta entender los porqués de los titulares de la prensa o de las declaraciones de los políticos.

Tras la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre le declaración del estado de alarma se han producido comentarios, en pro y en contra. Una de éstas acusa al TC de falta de sentido de Estado. Por sentido de Estado, en mi opinión, se pueden admitir dos conceptos; el primero está estrechamente ligado a la labor del gobierno, es pues un concepto exclusivamente político, no necesariamente institucional, en el que cabría incluir las soterradas tareas para defender gobiernos, lo que se ha dado en llamar “trabajos de fontanería”, por tanto, nos hallamos ante un concepto temporal, cambiante a tenor de la posición gubernamental.

El segundo concepto está más ligado al régimen, a la constitución, a las bases que conforman la nación. Esta segunda concepción supone algo más profundo y duradero pues arraiga en los valores admitidos por el pueblo, refrendados y expresados claramente por escrito. El papel del poder judicial es independiente del ejecutivo, incluso del legislativo, su sentido de Estado, su deber respecto a la nación es, precisamente, mantener esa independencia y hacer que se cumpla lo pactado por todos, es decir las leyes, es especial la más importante, la Constitución.

Según esta concepción quien carece de sentido de Estado es quien obstinada y torticeramente intenta separar Estado de Comunidad Autónoma, como si fueran entes ajenos, incluso contrapuestos; y falta también quien que se niega a recibir y saludar al Jefe del Estado, y, finalmente, carece de sentido de Estado quien se ausenta de las celebraciones nacionales, y ni siquiera se hace representar en la mesa donde se dirimen las medidas para hacer frente a la pandemia.

Las declaraciones que citaba al inicio corresponderían, por tanto, a la primera de las concepciones del Estado, a la ligada al gobierno.

Firmado: LUCIANO IBÁÑEZ DOBON
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados