Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La depuradora de Ansó es una de las 19 plantas de tratamiento de aguas residuales del Pirineo que por su tamaño –más de 1.000 habitantes equivalentes–, el Gobierno de Aragón está ejecutando de manera directa después de que en 2018 decidiera rescindir los contratos concesionales y adecuar los proyectos a las necesidades de cada municipio.

El presupuesto que el Ejecutivo autonómico destinará a la ejecución directa en el Pirineo asciende a 74,26 millones de euros, que unidos a los 25,3 de las convocatorias de subvenciones destinadas a entidades locales hacen un total de 100 millones de euros.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, y la directora del Instituto Aragonés del Agua, Dolores Fornals, han visitado las obras de la depuradora de Ansó, que se iniciaron en junio de 2020 y está previsto que concluyan en marzo del año que viene.

Olona ha destacado “el desbloqueo del Plan Pirineos gracias al cambio de modelo de depuración impulsado por el Ejecutivo autonómico que ha permitido superar el ecuador de ejecución del renovado plan en la actualidad”. Son ya 53 millones de euros los comprometidos por el Gobierno de Aragón en la depuración del Pirineo, de los cuales 33,5 se destinan a inversión directa y 19,4 a las convocatorias de subvenciones a municipios.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados