Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Los palimpsestos son esos manuscritos en los que se ha borrado lo que estaba escrito anteriormente -el texto primitivo o el que ya había sustituido a éste-, para volver a escribir sobre él un nuevo texto y aprovechar y reutilizar de ese modo el soporte empleado. Muchas veces las cosas no guardan ya recuerdo de lo que fueron, y he pensado en ello estos días al recordar dos distintos tipos de palimpsestos -o algo que pudiera parecérseles- con los que me he encontrado recientemente en Jaca, la primera capital de Aragón y cargada sobradamente por ello de historias escritas y reescritas.

En el antiguo lavadero de Jaca, en la Fuente de los Baños, se pueden ver en la actualidad unos sarcófagos antropomorfos de piedra, de época medieval, cuya función a día de hoy es conducir el agua de la fuente hasta el lavadero. Según han escrito en El Pirineo Aragonés Enrique Bayona y José Ángel Gracia (por quienes conocí estos sarcófagos), esas construcciones de piedra procederían del antiguo veneratorio de la plaza Biscós, que fue derruido en 1907 y que durante años albergó el cuerpo de Santa Orosia antes de que fuera trasladado a la Catedral (…)

Lo mismo, pensé, ocurre con el local de la jaquesa calle de Echegaray número 8, antes 12. El librero Juanín me mostró un anuncio publicitario, de los años de la II República, de la pescadería “La Porteña”, de Ramón Roldán, que abría sus puertas en ese lugar de la calle Echegaray y que, según rezaba aquella publicidad, recibía el género “diariamente de San Sebastián” (…)

Este artículo de José Luis Melero fue publicado el 27 de junio en La Rotonda, sección que el escritor aragonés firma en Heraldo de Aragón. Con su autorización, y debido a la mención que realiza en él al artículo La tumba del pastor Guillén, de Enrique Bayona y José Ángel Gracia, que apareció en El Pirineo Aragonés, en la edición del 18 de junio, creemos que era imprescindible su reproducción en estas páginas. Al artículo, le acompañan dos imágenes, una del sarcófago atribuido al pastor Guillén, realizada por Miguel Ramón Henares, y la otra corresponde a un anuncio publicitario de la época de la II República de la pescadería La Porteña, de Ramón Roldán, que ha sido cedida por el librero y autor jaqués Pedro Juanín.
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados