Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Shorta. El peso de la Ley. (2020)

Duración: 108 min. País: Dinamarca. Dirección:Frederik Louis Hviid, Anders Ølholm. Guion: Anders Ølholm, Frederik Louis Hviid. Música: Martin Dirkov. Fotografía: Jacob Møller. Reparto: Jakob Ulrik Lohmann, Simon Sears, Tarek Zayat, Issa Khattab, Özlem Saglanmak, Arian Kashef, Josephine Park, Dulfi Al-Jabouri, Michael Brostrup, Abdelmalik Dhaflaoui, Imad Abul-Foul, Anne Plauborg, Morten Brovn Jørgensen. Productora: Toolbox Film

En la Dinamarca actual, una sociedad multicultural, segregada y llena de tensiones raciales, Talib, un joven inmigrante de segunda generación, entra en coma estando bajo tutela policial. Mientras los agentes de policía Høyer y Andersen hacen una patrulla rutinaria por el gueto de Svalegarden se anuncia la muerte del joven, noticia que desata violentos disturbios en el vecindario, que se convierte en un infierno sin salida para los agentes.

Dos directores inexpertos en el mundo de la dirección se atreven con un thriller policial, que nada tiene que envidiar al cine de Hollywood. Hacen visible además un cine nórdico que es cada día más competitivo y atractivo fuera de sus fronteras. Estos directores denotan que han bebido de Sidney Lumet o William Friedkin, rememorando cine de otra época. Repleto de acción, y un ritmo trepidante podremos disfrutar sin que cese nuestro interés en ningún momento. Shorta en árabe significa policía, vocablo que utiliza la comunidad árabe de Dinamarca para designar la presencia de los cuerpos de seguridad del Estado en sus barrios. Dos policías que se ven envueltos en unos disturbios, en los que deberán o contrarrestar o dialogar para poder buscar una salida a su propia vida. Una gran crítica a cómo Europa ha tratado los movimientos migratorios, cómo se ha gestionado este asunto, que no solo ocurre en nuestro país, sino que es extensivo a todo el continente en mayor o menor medida. No se trata con frivolidad el tema social, aunque la intención sea más de film de acción, con un discurso racial potente, y ecos del mejor cine policiaco de los años 70. El cine debería ser siempre una herramienta para reflejar con ficción la realidad, para ser el altavoz de reivindicaciones, pero sin olvidar el puro entretenimiento. Shorta consigue ambas cosas con rotundidad. Destacar al veterano Jakob Ulrik Lohmann en un papel contundente, que queda reflejado como el policía que ya va de vuelta de todo, con absoluta profundidad, este gran actor nos brinda una gran actuación. Muchas veces aludimos a la música como algo que se une y se funde con la imagen. En esta ocasión, a nuestro parecer, la banda sonora no es el punto fuerte, no termina de encajar demasiado. Salvo este aspecto, que igual pudiera pasar desapercibido, estamos ante un gran film inteligente y con un gran sentido de la acción.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados