Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Goya

75 AÑOS

Mayo 1946

Goya fue un pintor genial en tiempos convulsos.

El 31 de marzo de 1746 nació en Fuendetodos (Zaragoza), Francisco de Goya Lucientes, ese eximio pintor, honra de España, a quien Zaragoza acaba de ofrecer en estos días un cálido y fervoroso homenaje de admirativa recordación, con motivo del segundo centenario de su nacimiento.

Este aragonés insigne fue hijo de una modesta familia de labradores, y en la capital aragonesa estudio: primero con los Padres Escolapios, y luego en el taller del pintor Luzán.

En Madrid siguió Goya sus estudios de arte, trasladándose luego a Zaragoza, donde desde 1771 a 1772 ejecutó sus primeras pinturas al fresco en la iglesia de Nuestra Señora del Pilar.

Fue a Italia, estuvo en Roma, donde conoció al pintor Luis David. En 1776, Rafael Mena propuso a Goya que se trasladara a Madrid para pintar cartones de tapicerías con destino a la fábrica de Santa Bárbara. La producción de Goya en este arte fue tan numerosa como espléndida. En 1776 se casó con la hermana del pintor Bayeu.

En 1824 se trasladó a Francia. Visitó París, estableciéndose más tarde en Burdeos, done vivía una colonia de españoles ilustres, emigrados del absolutismo fernandino. En 1826 volvió Goya a Madrid. De esa fecha es el retrato que le hizo el pintor Vicente López. Pidió y obtuvo Goya la jubilación de su cargo palatino, y se marchó nuevamente a Burdeos, donde murió el 16 de abril de 1828.

Goya fue un pintor extraordinario. Los técnicos lo colocan como uno de los tres mejores representantes de la pintura española, con el Greco y Velázquez.

La obra de Goya se encuentra casi totalmente en Madrid, desde San Antonio de la Florida, donde se conservan sus famosos temples; desde el Palacio del Pardo, donde pueden verse sus mejores tapices, hasta el Museo del Prado, donde se hallan sus «Majas», su «Dos de Mayo de 1808», su «Carga de los mamelucos en la Puerta del Sol», sus cartones para tapices y sus dibujos. En el Palacio del duque de Alba y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de Madrid, se encuentran obras importantes de este glorioso artista, cuya influencia en la pintura moderna ha sido extraordinaria.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados