Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Quo Vadis, Aida? (2020)

Duración: 104 min. País: Bosnia y Herzegovina. Dirección: Jasmila Zbanic. Guion: Jasmila Zbanic. Música: Antoni Lazarkiewicz Fotografía: Christine A. Maier. Reparto: Jasna Djuricic, Izudin Bajrovic, Boris Ler, Dino Bajrovic, Boris Isakovic, Johan Heldenbergh, Raymond Thiry, Emir Hadzihafizbegovic, Joes Brauers, Reinout Bussemaker, Teun Luijkx, Ermin Sijamija, Alban Ukaj. Productora: Deblokada, Coop 99 y Digital CubeGénero.

Bosnia, julio de 1995. Aida trabaja como traductora para la ONU en la pequeña ciudad de Srebrenica. Cuando el ejército serbio ocupa el pueblo, su familia está entre los miles de personas que buscan refugio en los campos de la ONU. Como participa en las negociaciones, Aida tiene acceso a información importante.

Una producción realizada entre varios países, algunos de los cuales participantes directos en la guerra de los Balcanes, para contar una historia desgarradora de aquellos años fatales. A veces nos sorprende cómo ha pasado el tiempo, cómo hemos conseguido mitigar el recuerdo de aquellos terribles y trágicos acontecimientos que pudimos ver desde nuestro televisor, en directo, a unos pocos miles de kilómetros de nuestros hogares. Las terribles Guerras de Secesión Yugoslavas o, más comúnmente conocidas como Guerras de los Balcanes (1991-2001), fueron una guerra despiadada, y con muchos acontecimientos desagradables. Pero la película se centra en lo que sucedido en la ciudad de Srebrenica y alrededores. Con una dirección clara, sencilla de Jasmila Zbanic, que aplica una puesta en escena directa, exenta de artificios. Pero, a la vez la realizadora, va subiendo la tensión, acelerando el ritmo. Todo ello, con un guion certero, basado en grandes diálogos, certeros, que inciden en cada punto de vista de lo que ocurre sin perder rigor histórico. También unas interpretaciones exigentes que sus protagonistas resuelven con verdadera maestría, siendo absolutos desconocidos, demuestran una calidad y profesionalidad, que a veces se echa de menos en los más reconocidos y famosos. Escenas de verdadera angustia, que observamos con rabia e inquietud, con desazón de saber que Europa permitió tales barbaridades, tan cerca, pero de alguna manera, consentidas, y solo cuando el desastre más absoluto se avecinaba, se intervino. Una sucesión de malas decisiones, provocó un genocidio en Srebenica. En medio de todo, la historia de una mujer trabajadora, que intenta sobrevivir, que lucha por proteger a su familia, y observadora de las injusticias, de la desprotección de los inocentes, y todo ello dentro del caos más absoluto, en el que sabe más de lo debería, con información interna, pero con el dilema de avisar a los suyos, o no revelar secretos de su trabajo.

Este film, nos vuelve a recordar que una guerra es peligrosa, pero que la indiferencia y la obstrucción burocrática siempre resultan mucho más perjudiciales, porque deja rodando un problema, que crece como una bola de nieve, por la inacción.

Una de las escenas de la película. SE
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados