Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Península. Train to Busan 2 (2020)

Duración: 116 min. País: Corea del Sur. Dirección:Yeon Sang-ho. Guion: Yeon Sang-ho, Ryu Yong-jae. Música: Young-gyu Jang. Fotografía: Lee Hyung-deok. Reparto: Gang Dong-won, Lee Jung-hyun, Lee Re, Kwon Hae-hyo, Gyo-Hwan Koo, Kim Min-jae, Kim Do-yoon, Lee Ye-won, Jang So-yeon, Geoffrey Giuliano, John D. Michaels. Productora: Next Entertainment World.

Cuatro años después de la epidemia zombi, Corea sigue infestada de monstruos y el soldado Jung-seok, que escapó del país, se ve obligado a regresar a Seúl para recuperar un objeto valioso. Allí descubre que hay, todavía, personas sanas en la ciudad.

Segundas partes, muy pocas veces consiguen mantener el mismo interés e igual intensidad. Desde luego, la reina de todas ellas sigue siendo El Padrino(The Godfather. Part II, 1974), donde lejos de decaer, aventaja en bastantes puntos a la primera. Otra rareza fue Terminator 2: el juicio final, que con mejor guion y más presupuesto para efectos, nos legó un film icónico. Y no menos curiosa fue la segunda entrega de Mad Max (1981), de la que Train a Busan tiene claras reminiscencias.

Nos encontramos con la continuación de la aclamada película de zombis, estrenada en 2016. Otra muestra de que el cine coreano continúa dejando huella, abriéndose paso con firmeza, y, sobre todo, con originalidad. El concepto básico de una secuela de este género, como ya ocurrió con 28 Days Later, de Danny Boyle, siempre consiste en regresar al lugar donde se inició la plaga zombi, para desarrollar una nueva línea argumental, sin intención de continuidad con la primera parte, salvo la localización, e integrada en la misma realidad. Aunque ambientada cuatro años después y protagonizada por personajes completamente diferentes. Con un mayor presupuesto, se han mejorado notablemente todos los aspectos técnicos, y conjugando varios géneros, más allá de ser una película de zombis, contiene pretensiones distópicas, mostrando una sociedad decadente, que recuerda en algunos aspectos al cine “de romanos”, donde, en lugar de fieras en el circo, utilizan a los propios zombis para su diversión. Y la feroz supervivencia, en un mundo que pretende recuperar sus días de gloria, a pesar de que el ser humano saca su peor cara cuando no hay normas sociales. Su director, Yeon Sang-ho, también ha logrado meritorias escenas de acción, con vertiginosas persecuciones que no tienen nada que envidiar a Fast and Furious, y que hallamos en un gran porcentaje de películas de entretenimiento. Film divertido, muy digno, que debe ser considerado por sí mismo, y verse libre de la etiqueta de segunda parte, ya que posee entidad y calidad suficientes, evitando así prejuicios y comparaciones innecesarios, por aportar imágenes al estilo de videojuegos, originales movimientos de cámara y un montaje que no interrumpe el ritmo en ningún momento.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados