Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La iniciativa de suelta de libros, organizada por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca y la Biblioteca de Villanúa, estaba prevista para este domingo 2 de mayo

Señal indicativa del Camino de Santiago a la salida de Jaca. EL PIRINEO ARAGONÉS

La Asociación Amigos del Camino de Santiago de Jaca y la Biblioteca de Villanúa han informado de la suspensión de la jornada de suelta de libros (bookcrossing) que iba a celebrarse este domingo, 2 de mayo, a lo largo de los 96 kilómetros del Camino Francés, en el tramo que discurre por la Jacetania y las Altas Cinco Villas, desde el puerto de Somport hasta el municipio de Undués de Lerda, fronterizo ya con Navarra.

Los confinamientos del término municipal de Jaca y de la Comarca de las Cinco Villas, decretado ayer por el Gobierno de Aragón, ha obligado a posponer la actividad Los libros que caminan, una iniciativa que estaba abierta a todas aquellas personas que quisieran participar en esta aventura literaria y cultural. “El trabajo de seleccionar, codificar, etiquetar y embolsar más de 100 libros, ya realizado, para depositarlos en los 96 Km que distan desde Somport a Undués de Lerda queda pospuesta para otra fecha a determinar, ante la imposibilidad logística de recorrer todo el Camino en estas circunstancias”, señala el presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca, Javier Gazapo.

El bookcrossing es una práctica original de Estados Unidos que consiste en dejar libros en lugares públicos para que sean recogidos por otros lectores, quienes, a su vez, una vez leídos, pueden seguir manteniendo la cadena depositándolos en otro lugar.

“Desde la Asociación hemos querido aunar la aventura personal que supone recorrer el Camino con la aventura literaria que se inicia cada vez que se abre un libro y nos dejamos atrapar por sus palabras”, explicaban los responsables de la iniciativa, que recordaban que en estos tiempos difíciles, debido a la pandemia, y con las relaciones sociales reducidas a encuentros virtuales, la lectura ha supuesto “una ventana donde poder sumergirnos bien como distracción o bien como aprendizaje; una herramienta mental necesaria para soportar el confinamiento”. La aventura de los libros que caminan, de momento, deberá esperar.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados