Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

The Mauritanian (2021)

Duración: 129 min. País: Reino Unido. Dirección:Kevin Macdonald. Guion: Rory Haines, Sohrab Noshirvani, M.B. Traven (Libro: Mohamedou Ould Slahi). Música: Tom Hodge. Fotografía: Alwin H. Kuchler. Reparto: Tahar Rahim, Jodie Foster, Shailene Woodley, Benedict Cumberbatch, Zachary Levi, Corey Johnson, Langley Kirkwood, David Fynn, Darron Meyer, Arthur Falko, Stevel Marc, Walter van Dyk, Daniel Kühne. Productora: BBC Films y SunnyMarch.

Capturado por el gobierno de los Estados Unidos, Mohamedou Ould Slahi (Rahim) sobrevive en la prisión de Guantánamo donde lleva más de una década sin cargos ni juicio. Tras haber perdido toda esperanza, Slahi encuentra aliados en la abogada defensora Nancy Hollander, (Foster) y su asociada Teri Duncan (Woodley). Juntos se enfrentan a innumerables obstáculos en una búsqueda desesperada de justicia.

El centro de detención de Guantánamo es una prisión militar de alta seguridad situada en la Base Naval de la isla de Cuba. Habría que remontarse a la ocupación militar de Estados Unidos que siguió a la guerra hispano-estadounidense de 1898, para conocer cómo este enclave acabó en manos de EEUU. En 2002, George W. Bush, con el Congreso americano, aprobó una resolución para convertirla en un espacio en el que no hay jurisdicción que tutele por los presos. Amnistía Internacional lleva años afirmando que es el Gulag de nuestros tiempos, en el que se supone que existe la tortura, y ni rastro de que los prisioneros tengan las protecciones de los Convenios de Ginebra.

Con estos antecedentes, el director Kevin Macdonald nos entrega una visión sobre uno de los prisioneros, que lejos de sentenciar sobre su inocencia o culpabilidad, solo plantea que con los datos que se van aportando y que se revelan en la trama, el espectador se forme una opinión. Si bien, existen muchos tópicos al final del film, el guion es tan hábil como para no decantarse rápidamente por ninguna postura. Basado en las memorias más vendidas del New York Times, Diario de Guantanamo, de Mohamedou Ould Slahi, este film reaviva la impunidad de un gobierno, que puede hacer lo que se le antoje, al margen de la ley, y sin asomo de los principios más elementales de la seguridad jurídica.

En el reparto, aunque Jodie Foster ha recibido abundantes premios por su interpretación en este film, sin dudar que los merezca, dejó algo relegado el trabajo de Tahar Rahim, verdadero protagonista y merecedor de todos los halagos como actor, dado que lleva el peso narrativo, fundiéndose totalmente con el personaje de Mohamedou Ould Slahi. También destacaremos a Benedict Cumberbatch, quien posee la habilidad de hacer evolucionar a su personaje. Aunque nos pueda parecer tedioso, al final lo vemos como un espectador más de esta trama.

Un film de dura crítica política, aunque parezca inicialmente más un thriller judicial, que envía un mensaje sobre los fanáticos republicanos, quienes sostienen métodos y prácticas inhumanos contra los acusados de crímenes gravísimos. En la persecución del terrorismo, se transforman en terroristas. Al igual que pone de relieve que durante el mandato de Obama, la situación en esta cárcel no mejoró demasiado. El cartel de promoción, muy acertado, mostrando unas barras y estrellas como rejas de una cárcel, y no como estandarte de la libertad.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados