Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

El método Kominsky (The Kominsky Method, 2018)

Duración: 30 min. País: Estados Unidos. Dirección: Chuck Lorre, Andy Tennant, Beth McCarthy-Miller, Donald Petrie. Guion: Chuck Lorre. Música: Jeff Cardoni. Fotografía: Anette Haellmigk. Reparto: Michael Douglas, Alan Arkin, Sarah Baker, Nancy Travis, Jenna Lyng, Casey Thomas Brown, Ashleigh LaThrop, Melissa Tang, Emily Osment, Graham Rogers, Susan Sullivan, David Astone, Lisa Edelstein, Anoush NeVart, Tacey Adams, Jeremy Andorfer-Lopez, William Belli, Corbin Bernsen, Melody Butiu. Productora: Chuck Lorre Productions, Netflix, Warner Bros.  Distribuidora: Netflix.

El algoritmo de la decisión

Estos tiempos repletos de avanzadas tecnologías parecen sacados de alguna novela de Bradbury, Arthur C. Clarke o de Isaac Asimov, donde el control es cada vez más evidente en cualquier aspecto de la vida. Desde dónde estamos, qué comemos, o qué nos vamos a comprar. Esto también se traduce en saber nuestras preferencias acerca de contenidos de series y películas. La fatiga de la decisión: en un mundo de tantas opciones, donde se supone que somos libres para elegir, nos hallamos condicionados incluso para nuestra propia libertad. Cuando hay demasiadas ofertas, la mente se aturulla, perdiendo el tiempo en determinar qué vía vamos a seguir. Permitimos que otros tomen la decisión, o nos dejamos guiar por un algoritmo que lo haga por nosotros. Tu tiempo vale oro, pero tu libertad vale tiempo. “Tenerlo todo a mano” no significa saber “qué elegir exactamente”. Suponemos que a todos nos ha pasado, y así, perdemos cantidad de horas, mientras consensuamos en casa qué vamos a ver, o incluso desistimos por hacerlo demasiado tarde: Voilà! Y es cuando aparece El método Kominsky.

Una sitcom (acrónimo de situation comedy), se define como una serie de poca duración, cuyos episodios se desarrollan regularmente en los mismos lugares y con los mismos personajes. Entre los grandes reyes de este formato está Chuck Lorre, creador de Dos hombres y medio, o la exitosa The Big Bang Theory. Todos sabemos que Lorre, con esas producciones, no pretendía pasar a la historia del cine, si bien, con esta ha logrado desatar y liberar el genio que lleva dentro. Presenta una comedia dramática dotada de incorrección política, sobre un veterano actor, Sandy (Michael Douglas), cuya carrera nunca llegó a funcionar del todo, y que se gana la vida dando clases de interpretación, y su agente, Norman, (Alan Arkin), recientemente enviudado y muy pesimista con todo lo que le rodea…

El reparto es excepcional. Los protagonistas Douglas y Arkin se ríen de ellos mismos, brillando bastante más el segundo, dado que estamos más acostumbrados a Douglas, quien nos remite a otros brillantes papeles anteriores. Gran despliegue de secundarios, con apariciones divertidas de Danny DeVito, o la ironía de que la ex-mujer del protagonista, sea una irreconocible Kathleen Turner (La guerra de los Rose). Pasando por una habitual y ya familiar Lisa Edelstein (The good wife).

Serie de maravillosa naturalidad, en la que sus personajes afrontan situaciones inevitables con envidiable sarcasmo, tratando temas durísimos sin perder la sonrisa. Llevamos dos temporadas, pero muy pronto contemplaremos el desenlace, si la salud de los actores lo permite, para poder disfrutar de esta gran producción, que entronca más con el cine de Woody Allen, que con las comedias televisivas a las que estamos acostumbrados.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados