Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La Sra. Lowry e hijo (Mrs. Lowry & Son, 2019)

Duración: 91 min. País: Reino Unido. Dirección: Adrian Noble. Guion: Martyn Hesford. Música: Craig Armstrong. Fotografía: Josep M. Civit. Reparto:Timothy Spall, Vanessa Redgrave, Stephen Lord, David Schaal, Wendy Morgan, John Alan Roberts, Michael Keogh, Joanne Pearce, Jon Furlong, Paul Bergquist, Amanda Higson, Jennifer Banks, Giselle Cullinane, Laurence Mills, Rose Noble. Productora: Genesius Pictures, IPG Media Pty y Library Films.

Cartel de la película.

L.S. Lowry (1887- 1976) fue una de las figuras artísticas más importantes del Reino Unido a mediados del siglo XX. Lowry era un pintor famoso por su visión única del noroeste de Inglaterra, y por reflejar escenas de la vida en los distritos industriales. Sobre todo, Pendlebury, donde vivió y trabajó durante más de 40 años, y también los alrededores de Salford. Sus cuadros se cotizan hoy por millones, y hasta la TateBritain de Londres realizó una retrospectiva de su obra en 2013.

Lowry fue un personaje peculiar que rechazó los más altos honores de su país, incluido el de título de caballero otorgado por la Reina. La película se centra más en lo personal que en lo profesional. A veces, nos gustaría poder contemplar su proceso creativo, cómo pinta y crea, o en qué motivos se inspira. Sin embargo, nos muestra otros aspectos, como la complicada relación que mantiene con su madre, una mujer empeñada en criticar cualquiera de los gustos de su hijo.

Es el tercer largometraje dirigido por Adrian Noble, con gran experiencia en el mundo teatral. Que traslada a este film, con gran cantidad de interiores, más que de exteriores, y con un buen tratamiento de los diálogos, sumado a una gran recreación de la época, además de un exhaustivo diseño de vestuario. Sin olvidar la espectacular fotografía del español Josep M. Civit, y una banda sonora que encaja perfectamente, con piezas del escocés Craig Armstrong. Noble no arriesga en lo visual, pero no hay duda de que resulta una película entretenida, a pesar de que se centre en el conflicto principal entre personajes. Vanessa Redgrave representa con gran solvencia a la antipática madre, postrada en una cama, tratando con el máximo desprecio el arte de su hijo. Timothy Spall vuelve a caracterizar a un pintor, tras su magnífica actuación en Mr.Turner. Ambas interpretaciones hacen que la película funcione perfectamente, captando la atención del espectador, logrando que exista interés en esta extraña relación materno-filial.

Interesante producción del que fuera durante años director de la Royal Shakespeare Company, quien, tras muchos años sin situarse detrás de las cámaras, ha optado por una historia de ficción, que se sustenta en las dos grandes interpretaciones de Redgrave y Spall. Ambos superan sobradamente al propio guion, ya que este queda falto de consistencia en varias ocasiones.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados